COMPARTIR

94 total views, 1 views today

Disfrazados de ataques para combatir la impunidad y el tráfico de influencia, han estallado misiles para dinamitar candidaturas que están a la vista. Amparados en membretes de organizaciones civiles, las cuales están dirigidas por siniestros personajes de la ultraderecha, se ventilan escabrosos temas cuyo objetivo principal es la descalificación política. Un ejemplo es la andanada que tuvo como destinatario al hijo pródigo de Plateros, Zacatecas: Ricardo Monreal Ávila.
La mano que mece la cuna utilizó a Claudio X. González Guajardo para arremeter en contra el Jefe Delegacional en Cuauhtémoc y serio prospecto para llegar a gobernar la ciudad de México en el año 2018. El devoto del Santo Niño de Atocha, porque sería criminal que Monreal evadiera su fe religiosa, tuvo que soportar la andanada y como único remedio se refugió en algo que de suyo debiera ser parte de la normalidad. Exigió, que le cumplan es otra cosa, que se auditen los ingresos que reciben organizaciones civiles pintadas de azul y que amparados en una vida democrática disfrazan recursos para destrozar a sus oponentes políticos. A Monreal ya lo ven como el hombre que habrá de suceder a Miguel Ángel Mancera Espinosa (MAME) y desde ahora buscan quitarlo del camino. Los ataques, que no sólo vienen de la ultraderecha personificada por un exsecretario de Gobernación, sirven para dinamitar esa posibilidad de que el zacatecano se convierta en Alcalde, gobernador o como se le quiera llamar, de la Ciudad de México. Pero el Jefe Delegacional tiene que irse acostumbrando a recibir ataques y tundas de quienes se ostentan como liberales o militantes de la izquierda. Lo mismo esos que se refugian en el PRD, como los que sin afiliarse a ningún partido político tienen la aspiración de verse favorecidos por un milagro político. Es la guerra y un personaje que ya fue diputado federal, dos veces senador de la República y gobernador, no tiene por qué asombrarse ni espantarse de las escaramuzas. Bastaría con seguir la huella de quiénes están atrás de Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad, incluyendo a una persona que ya no está en este mundo y que se vio involucrada en actos fraudulentos y bochornosos. Está en chino que el SAT se atreva a revelar cuántos millones de pesos circulan por esa organización disfrazada de honestidad y más que se dé a conocer de dónde vienen. Mientras tanto habrá que esperar cuándo se organiza el segundo enfrentamiento para disminuir a quien parece perfilarse como el seguro gobernante de la Ciudad de México con la representación de Morena.