COMPARTIR

49 total views, 1 views today

Ante la alta crispación social, el enrarecimiento del ambiente electoral y la clara intromisión del Gobierno Estatal y Federal en Puebla, el Partido Acción Nacional pide al Instituto Nacional Electoral (INE) organizar el proceso electoral extraordinario de esa entidad.

De acuerdo al líder nacional de ese instituto, Marko Cortes Mendoza el INE dará mejores condiciones para el desarrollo de las elecciones del 2 de junio próximo.

Recordó que el plazo legal para que el árbitro electoral resuelva adoptar una decisión en el tema es el 31 de enero, fecha en que el Congreso local emitirá la convocatoria para las elecciones extraordinarias.

A nombre del CEN, el michoacano cuestionó la injerencia abierta del Ejecutivo federal en los asuntos políticos de los poblanos, desde el pasado proceso electoral cuando el entonces Presidente Electo no reconoció a Martha Erika Alonso como Gobernadora, y hubo una clara intromisión en el Tribunal Electoral.

Posteriormente, ante el enojo que privó en López Obrador nunca la recibió como Gobernadora Electa ni como Ejecutiva local en funciones, se observaron presiones, hostigamiento y no asistió a su toma de posesión.

Aunado a lo anterior, recordó que, a un mes de gobierno, se registró un sospechoso desplome del helicóptero donde viajaba Martha Erika Alonso y su esposo Rafael Moreno Valle. El Presidente de la República de nueva cuenta no asistió a las exequias y en más de un mes de la tragedia, la investigación no tiene ningún avance.

Asimismo, hay un evidente incumplimiento de parte de la Secretaría de Gobernación y para rematar se orquestó un rompimiento con las formas democráticas para nombrar al Gobernador interino.

Aseguró que el comportamiento y los señalamientos del Presidente de la República lejos de propiciar la unidad y la concordia entre los poblanos, solo alientan a la polarización social, ya que con Puebla no actúa como Jefe de Estado, sino “más bien como el líder de un partido político”.

Por todo ello, la dirigencia nacional del PAN exigió al Ejecutivo federal terminar con la animadversión contra los poblanos que no pertenecen o piensan igual que los morenistas.