COMPARTIR

71 total views, 1 views today

Por Javier Barcenas.- El coordinador de los diputados del PAN, Carlos Romero Hicks, dijo que nadie es el dueño del tema Educativo, por lo que es muy importante que todos puedan interactuar, el sistema educativo nacional no es un ente que tenga vida por sí misma, sino que está compuesta por diferentes actores y diferentes realidades.

Al participar en las mesas de trabajo para la Reforma Educativa, en donde hoy participaron diputados locales, federales y senadores, Romero Hicks señaló que en el nuevo México, la prioridad, es un signo de los tiempos al que le damos la mayor de las bienvenidas.

Menciono que se requiere contrapesos, “no compartimos está intención de quitar un contrapeso de un órgano autónomo del Estado mexicano, ¿se puede mejorar? Sin duda, pero sería como regresar a que la Secretaría de Gobernación regresara a las selecciones, no puede ser así”, refirió.

Sobre la iniciativa que presentaron a nombre de un grupo de Sociedad Civil, de la Red de Educación DERECHOS, que sometieron con el PRD, el PRI y Movimiento Ciudadano, mencionó que ahí es donde hay que encontrar que “la prioridad es una divisa y no un mal tolerado”.
Reiteró que la iniciativa que presentaron, es constructiva y sí, también es opositora a la desigualdad y la inequidad de la distribución en la calidad del servicio educativo.

Ante ello, señaló aspectos indispensables como es incorporar un enfoque de derechos y de igualdad sustantiva, en el paradigma adoptado en la Carta Magna, en el año 2011, en Derechos Humanos.

Incorpora nuevos principios y propósitos de educación: la inclusión, la interculturalidad, la equidad y el desarrollo sostenible; reconoce al educando como el titular de derecho, no nos confundamos, el maestro es importante, el titular de derecho es el alumno; reconocer a los docentes como agentes principales en la transformación de la nación.

Además, reconoce el carácter local, contextual y situacional al proceso educativo; Incorpora consejos consultivos en materia educativa a nivel federal y a nivel local, que es donde la persona tiene nombre, rostro, corazón, domicilio y apellido; Incorpora también la obligación del Estado de impartir educación superior.

Reconoce el derecho a los beneficios de la ciencia y la atribución que podía tener el Congreso de la Unión para hacer una Ley General de Ciencia, Tecnología e Innovación.

Y finalmente, algo que no está en las propuestas en general y que tiene que ver con el federalismo y el otro que tiene que ver con el rescate de la educación normal, porque en la educación normal necesitamos autonomía de gestión y libertad académica.

Hoy no las tenemos y, por supuesto, recupera la omisión de un error inexcusable que fue borrar la autonomía universitaria, que nos tocó denunciar de manera pública.