COMPARTIR

53 total views, 5 views today

Antonio Ortega Martínez, secretario de la Comisión de Hacienda e integrante del Grupo Parlamentario del Partido de la Revolución Democrática en la Cámara de Diputados, afirmó que sigue en suspenso la presentación ante el Pleno, del dictamen de la iniciativa presidencial para reformar la Ley del Sistema de Ahorro para el Retiro (SAR), ya que ni los aliados de Morena como el PT y el PES, e incluso de esa fracción, están de acuerdo en avalar  la petición de Andrés Manuel López Obrador para apoderarse de los ahorros de jubilación de los trabajadores y destinarlos a proyectos carentes de certidumbre.
 
“Se ha pospuesto en dos o tres ocasiones porque en la coalición legislativa mayoritaria, hay serias dudas, al grado tal que el Partido del Trabajo, Encuentro Social, diputados de Morena, de Acción Nacional y del Revolucionario Institucional, están cuestionando el contenido de esta iniciativa” comentó.
 
“Lo que se pretende, señaló el legislador perredista, es flexibilizar las disposiciones que permitan a las administradoras –es decir, a los bancos privados que concentran los ahorros de los trabajadores- invertir en variables de riesgo”.
 
Actualmente, añadió, la ley establece prácticamente que el 80 por ciento de las inversiones que se hacen de estos ahorros, solo pueden ser dedicadas a comprar Cetes, papeles y deuda del gobierno perfectamente garantizadas y un 20 por ciento en riesgo.
 
Entonces, prosiguió, lo que la Ley enviada por López Obrador es permitir, sin límite, invertir en variables de riesgo, y eso es lo que nosotros advertimos que no se puede jugar con el futuro de los jubilados, los ahorros de más de 40 millones de trabajadores.
 
Nuestra crítica, insistió Ortega Martínez, es que -en esta reforma encomendada a Morena- no se toca el problema de fondo que tiene que ver con el fracaso de un modelo de ahorro individualizado y que, actualmente, va a condenar a los trabajadores con pensiones de mil o dos mil pesos, con una salvedad, de que el gobierno está obligado a una pensión mínima que le significará un gasto presupuestal enorme, imposible de atender la garantía esencial con los años, alertó.
 
Lo que está en juego –dijo- es que, con esta flexibilización, las administradoras de ahorros puedan invertir en riesgos y que éstos, estimulados y alentados por mayores comisiones, pueden poner en peligro el ahorro de los trabajadores.
 
Por lo tanto, concluyó, “el PRD no tiene ninguna duda y votará contra esta ley, pues bajo el argumento de que se buscan mejores rendimientos, aumentarán las ganancias de las Afores y se pondrá en riesgo el ahorro de las y los trabajadores”.