COMPARTIR

46 total views, 1 views today

Un distintivo de los gobiernos autoritarios es cancelar la libertad de expresión, reprimir y relegar, por ello no debe extrañarse la actitud que asume el gobierno de la cuarta transformación con los periodistas y medios de comunicación, que a decir de ellos no comulgan con sus ideas, lo cual no debe permitirse, comentó Fernando Rodríguez Doval, secretario de Estudios y Análisis Estratégico de Acción Nacional.

En comunicado de prensa, condenó que los actos de intolerancia del presidente de la República contra sus detractores pasen de los políticos, banqueros, empresarios y calificadoras, a los periodistas y medios de comunicación.

Señaló que luego de que el Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Occidente (ITESO) confirmó la existencia de una campaña vía Twitter de ataques a periodistas y medios de comunicación, así como del recuento realizado por la organización “Artículo 19” sobre agresiones a informadores, queda claro que existe una estrategia gubernamental dirigida contra estos dos elementos esenciales de la democracia.

Recordó que el primer caso se registró hace unas semanas, cuando el Gobierno usó el Servicio de Administración Tributaria (SAT) para intimidar a los accionistas del Grupo Reforma. Al referirse al tema, el 8 de marzo pasado, el Presidente de la República calificó al periódico Reforma como «prensa fifí», «conservadora» y portadora del «neoliberalismo».

Otro ejemplo fue en noviembre pasado, cuando el semanario Proceso publicó que el Presidente electo “se aísla” y encara “el fantasma del fracaso”, el ahora Presidente de la República tachó de “amarillista” a la revista, puntualizó.

Los demás ataques y denostaciones contra comunicadores revelados por Artículo 19, se refieren a periodistas de Animal Político (13 de febrero), de Sin Embargo (30 de enero) y de Tamaulipas (diciembre de 2018) por lo que expreso.

“Rechazamos con firmeza el uso de las instituciones del Estado o cualquier otro medio para presionar a los periodistas y medios de comunicación que mantienen una postura crítica a las decisiones del Presidente de la República. En un país democrático eso nos debe de llamar la atención, porque los gobiernos autoritarios empiezan por limitar la libertad de expresión hasta cancelarla y atacar a los medios de comunicación”, expresó.

Rodríguez Doval, manifestó que los intentos del Ejecutivo por avasallar por todos los medios a quienes piensan distinto y expresan desacuerdos con su gobierno, “no corresponden a la conducta de un gobernante demócrata, sino a la de un líder o dictador, cuya verdad única no admite dudas”.