COMPARTIR

38 total views, 1 views today

El secretario de Salud, Jorge Alcocer Varela, destacó ante diputados la importancia de transformar el Sistema Nacional de Donación y Trasplantes de Órganos, mediante la construcción de una estrategia integral que entienda las necesidades sociales de la enfermedad renal crónica, quinta causa de muerte en México, que genera cerca de 12 mil decesos al año.

Durante el Foro “Transformación del Sistema Nacional de Donación y Trasplante de Órganos y Tejidos en México”, organizado por la Comisión de Salud, informó que el padecimiento renal plantea una epidemia silenciosa que representa una emergencia de salud pública que afecta a trabajadores agrícolas de 18 a 35 años, desde Panamá hasta el sur de México.

Apuntó que los escasos registros de sintomatología de rápida progresión se diagnostican demasiado tarde, desbordando los servicios de salud y devastando vidas y familias de trabajadores.

En el marco del Día Mundial del Riñón, agregó que esta patología representa una clara emergencia pública, según reporta la Organización Panamericana de Salud (OPS), pero en especial en el campo agrícola es devastadora y de alto costo humano y económico. La causa aún es desconocida, pero tiene un claro componente ocupacional y ambiental.

La enfermedad se desarrolla en los campos de América Central, donde las condiciones laborales son extenuantes y precarias hasta con temperaturas extremas de 42 grados centígrados.

En los plantíos azucareros de la región, el agua y el suelo se contaminan de arsénico, mercurio, cadmio, plomo, litio, por el uso de agroquímicos, pesticidas y herbicidas. “Tanto la tierra como quien la trabaja se enferman”.

Alcocer Varela indicó que para hacer frente a la problemática es indispensable un financiamiento público que apoye, fortalezca e impulse el Sistema Nacional de Donación y el subsistema de donación y trasplante de órganos y tejidos existente, que permita la recuperación de los enfermos.

A la par, llevar a cabo acciones que incrementen la tasa de donantes, regulen los trasplantes y fomenten una nueva cultura de donación que respete la última voluntad del donador anónimo, subrayó.

Atenderlo no sólo compete al Sistema de Salud, sino a la sociedad en general, porque los trasplantes representan una alternativa de solución costo-efectiva, a fin de “reducir las inequidades en el acceso y garantizar el derecho de todas las personas a la protección de la salud, sin olvidar las acciones que permitan prevenir actos de corrupción”.

Propuso establecer alianzas que integren la participación de la comunidad a fin de llegar a una estrategia integral con enfoque social de la enfermedad renal, mediante acciones multisectoriales que vinculen actividades del gobierno, sector privado, sociedad civil y organismos de cooperación internacional.

Resaltó que se logrará con acciones interinstitucionales entre las autoridades de los (tres) niveles de gobierno manteniendo principios de austeridad, eficiencia, eficacia y productividad.

Alcocer Varela sostuvo que actuar contra la afección renal en nuestro país es un acto de justicia social, porque es el derecho a la salud y la vida. Atenderla y el decidido impulso que la Cuarta Transformación le otorga al Sistema Nacional de Donación y Trasplantes de Órganos representa un acto de justicia histórica y reivindicación social, “es rescatar el espíritu del derecho a la salud como un derecho universal”, afirmó.

“Esta enfermedad configura tragedias personales y sociales y en las etapas finales se lleva la vida de miles de trabajadores ocupados en el corte de la caña de azúcar”.

Refirió que es un padecimiento de carácter progresivo e irreversible, en la que uno de cada dos pacientes avanzará a las últimas fases, donde resulta imperativo un tratamiento que logre sustituir las funciones del riñón.

La diputada de morena, Miroslava Sánchez Galván y presidenta de la Comisión de Salud, aseguró que el Sistema Nacional de Donación y Trasplante requiere de impulso que lo fortalezca y permita maximizar sus alcances, así como robustecer una política de concientización y de promoción de la cultura de donación de órganos y de capacitación permanente del personal médico y enfermería.

Enfatizó que debe trabajarse desde el Legislativo para incrementar la donación de órganos de personas con muerte encefálica y no se apunte sólo hacia la que se realiza en vida. “Existen avances, pero no en la proporción necesaria, por lo que el siguiente paso es concientizar e incentivar en materia de órganos y tejidos”, sostuvo.

Dijo que la unión entre sociedad civil, instancias responsables y legisladores traerá como resultado la implantación de estrategias que permitan a los pacientes acceder oportunamente a procedimientos quirúrgicos.

Subrayó que es responsabilidad del Legislativo promover las reformas para lograr el marco legal necesario que convierta a la donación de órganos y tejidos en el instrumento que garantice el derecho a la salud. “Hoy buscamos que este foro nos permita avanzar de forma más rápida hacia la solución de la problemática existente”.

El diputado panistas Éctor Jaime Ramírez Barba, advirtió que no existe un sólo registro de pacientes con insuficiencia renal, por lo que se requiere de un padrón que visualice desde los que comienzan con hipertensión. “Será una propuesta que como comisión trabajaremos de manera conjunta”.

“Lay leyes siempre van atrás de lo que se necesita, se ha hablado de trasplantes de gametos”, de ocitos y otros tipos de células”, expresó.

Durante la ponencia “El papel de las Organizaciones de la Sociedad Civil en Materia de Donación y Trasplante”, la titular de la Unidad Coordinadora de Vinculación y Participación Social de la Secretaría de Salud, Mónica Alicia Mieres Hermosillo, resaltó que estas asociaciones realizan programas de apoyo a enfermos y sus familias, como psicológico, legal y de educación en salud, lo que les ayuda a manejar con mayor éxito el proceso.

“Tenemos un registro de organizaciones de la sociedad civil enfocadas a los diversos tipos de trasplantes, a la cultura, sensibilización y difusión; podemos encontrar algunas que se orientan a temas de tráfico de órganos, turismo en trasplantes y trata de personas, mientras otras que buscan la preparación de profesionales médicos dedicados a esta práctica para que su ejercicio se realice en el más alto nivel académico y dentro de un marco ético; por ello exhortamos a hacer un frente común”.

Cristina Gutiérrez Delgado, de la Unidad de Análisis Económico de la Secretaría de Salud, señaló la relevancia de fortalecer los sistemas de información y operación del Centro Nacional de Trasplantes, de tal manera que se pueda contar con datos para monitoreo y evaluación que requieren estas grandes inversiones, con el fin de lograr un financiamiento público universal a partir de 2020.