COMPARTIR

45 total views, 1 views today

De acuerdo con la cúpula perredista, el presidente Andrés Manuel López Obrador muestra tibieza ante su simular de Estados Unidos Donald Trump, toda vez que no reacciona ante las amenazas de su homólogo, y en cambio agradece sus intenciones de querer invertir en la construcción del Tren Maya, lo que pondría en riesgo la soberanía de México al poner a su disposición al país.

Adriana Díaz, Ángel Ávila, Arturo Prida, Camerino Márquez, Estephany Santiago, Fernando Belaunzarán y Karen Quiroga de la dirección Nacional Extraordinaria del sol azteca, afirmaron que la reunión del mandatario mexicano con el yerno de Trump fue para estrechar la relación comercial con el mandatario estadounidense.

Luego de que López Obrador anunciara que el propio secretario de Comercio de Estados Unidos, Wilbur Ross, le informó que Donald Trump está dispuesto a invertir para apoyar en la construcción del Tren Maya y otras obras de infraestructura en el sureste mexicano, la Dirigencia Nacional planteó que no permitirá que un día se pisotee a los mexicanos y al otro se busque invertir en nuestro país con intereses particulares.

El PRD consideró que López Obrador debió de plantear una postura firme ante las medidas anunciadas por Trump sobre endurecer la vigilancia en la frontera, acciones con las que se agudizará la crisis migratoria y se potencializará la violencia en nuestro país.

En ese sentido, reiteraron su exigencia al Presidente de la República a transparentar los acuerdos a los que se llegaron durante la reunión privada que sostuvo con el yerno del presidente Donald Trump, Jared Kushner y pidió defender la integridad de los miles de compatriotas que intentan cruzar diariamente la frontera y aplicar una política bilateral eficaz que atienda a los mexicanos.

Este instituto político subrayó que el propio gobierno de México debe buscar otro tipo de inversiones extranjeras para el tan cuestionado proyecto del Tren Maya, considerando que el 90 por ciento será de inversión privada.

Finalmente, mencionaron también que el gobierno de López Obrador no ha cumplido con las consultas a comunidades indígenas afectadas, en términos del artículo 169 del Convenio con la Organización Internacional del Trabajo (OIT) suscrito por México, ni se han realizado los estudios de impacto ambiental que la legislación obliga, omisiones sumamente graves debido a que el tren pasa por reservas fundamentales de la biosfera.