COMPARTIR

24 total views, 2 views today

El gobierno de la cuarta transformación no tiene pretextos para implementar los cambios derivados de esta legislación, en materia laboral para atender “las sombrías señales que se ciernen sobre la economía” del país, señaló Juan Carlos Romero, coordinador de Acción en San Lázaro.

A través de un comunicado, explicó que entre los aspectos relevantes se destaca la refundación del sistema de justicia laboral y la desaparición de las Juntas Federales y Locales de Conciliación y Arbitraje.

Es por ello, que los diputados del PAN votaron “favorablemente porque constituye la refundación del sistema de justicia y la democratización de las organizaciones sindicales”.

Además, con esos cambios a la legislación se atiende lo acordado en el Tratado México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC), en el anexo laboral 23-A y de paso se responde a la advertencia de Nancy Pelosi, presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos de Norteamérica: “a menos que México apruebe una legislación acorde con el T-MEC ni siquiera podremos considerar podremos considerar su ratificación”.

El panista, abundó que con esta reforma se modificaron cinco leyes y más de 100 artículos relacionados con la justicia laboral, libertad sindical y negociación colectiva.

“El grupo parlamentario del PAN ya puso su parte para que el gobierno federal no ponga pretextos para implementar los cambios derivados de esta reforma, corresponderá al gobierno federal implementarla con éxito para que cristalice en la creación de empleos e inversiones”, precisó.

Romero, destacó que la bancada del PAN mostró su apoyo a la reforma laboral porque “nadie en su sano juicio se opone a que el país avance, sobre todo en momentos en los que se requiere hacer una suma de esfuerzos hacia la generación de empleos y las inversiones”.

El panista recordó que esta administración federal arranca con estallamientos de huelga como hace tiempo no se veían; los casos de la UAM, de las maquiladoras del norte del país y hasta los médicos que han salido a la calle ahora para demandar el pago de salarios justos; se ha enfrentado con los hoteleros y prestados de servicios turísticos, otrora la rama generadora de divisas; y todavía no termina de cerrar los expedientes por los despidos de miles servidores públicos que echó a la calle al comenzar esta gestión.

“Desde el legislativo hemos dado un paso importante para dotar a México de una reforma laboral acorde con nuestro tiempo, sin embargo, advertimos que existen sombrías señales en materia económica, no solamente por la reducción en las expectativas de crecimiento que han emitido organismos internacionales, calificadoras y especialistas, sino porque pueden ir más a la baja si no se corrige la trayectoria que llevamos por el bajo desempeño de la actividad industrial”, apuntó.