COMPARTIR

50 total views, 1 views today

Anular los avances alcanzados en el dictamen de la nueva reforma educativa, representaría “volver a la venta de plazas, a la entrega de recursos de manera indiscriminada a los sindicatos, y a los miles de comisionados que cobraban sin estar frente a grupo y eliminaría cualquier posibilidad de evaluación diagnóstica y violaría el derecho de las y los docentes de aspirar a un mejor salario y a un cargo de dirección”, dijo Verónica Juárez, líder parlamentaria del PRD en Diputados.

Recordó que la Cámara de Diputados ya hizo su trabajo, y quienes frenaron el proceso legislativo fueron el gobierno federal, la mayoría de Morena y sus aliados en la CNTE, por lo que pretender gobernar por decreto y vulnerar las facultades del Poder Legislativo es propio de regímenes autoritarios.

Lo anterior, en clara alusión a la promesa del presidente Andrés Manuel López Obrador, a sus aliados electorales de la CNTE para cancelar la reforma educativa del 2013.

“La Cámara de Diputados ya hizo su trabajo. Los grupos parlamentarios presentamos iniciativas y acordamos convocar a Audiencias Públicas para escuchar opiniones de especialistas, académicos, magisterio y organizaciones civiles. Si el proceso legislativo está detenido es porque tanto el presidente de la República, como la mayoría de Morena en la Cámara de Diputados, no han sido capaces de procesar acuerdos con la fracción de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación que se opone al dictamen aprobado”.

Verónica Juárez, advirtió que no van a permitir eliminen algunos de los avances alcanzados en la reforma educativa de 2012, ni los que plantea el dictamen aprobado por las Comisiones Unidas.

“El presidente de la República cometería un grave error si en afán de quedar bien con sus aliados electorales en el magisterio, ignora las demandas de la sociedad de mejorar la educación del país y anteponer el derecho de niñas, niños y adolescentes a una educación de calidad, por encima de cualquier interés político y económico”, concluyó.