COMPARTIR

46 total views, 1 views today

Al participar en el foro: Espacios Libres de Humo del Cannnabis, médicos, psicólogos y sociólogos y representantes de organizaciones sociales, se pronunciaron porque la Ley General para la regulación y el control del uso comercial, y autoconsumo de marihuana que propone el gobierno federal, incluya lugares especiales para el consumo recreativo y el resto de los espacios queden libres de humo del cannabis.

En la Cámara de Diputados, afirmaron que no están en contra del consumo recreativo, pero se debe garantizar el derecho a espacios libres de humo del enervante, por lo que debe reglamentarse para no afectar a terceros, además de que se autorice solo a mayores de edad.

Al respecto, el dirigente del Frente Nacional contra la Violencia de Género, Alfredo Rojas Díaz Durán, aseguró que el libre consumo pude convertir a miles de personas en fumadores pasivos, si se permite fumar en todas partes, como algunos proponen, pues en México solo el 5 por ciento de los habitantes consume marihuana. por ello, demandó que en dicha Ley se establezcan lugares especiales como ocurre en otros países.

“No nos oponemos a que se consuma recreativamente y que se legalice y se reglamente, pero tiene que escuchar el Congreso y el gobierno federal al 95 por ciento que no consume. Sabemos que tienen mucha prisa, que ya se les queman las uñas por vender y tener concesiones para distribuir legalmente en cada esquina. Hemos propuesto que existan centro en los que se distribuya no solo marihuana sino todo tipo de drogas, chocolates, cocaína, todas”.

Otros de los participantes en este foro, el médico neurocirujano, Rodolfo Ondarza Rovira, investigador en adicciones, alertó haber aprobado que el uso medicinal ha generado cientos de “medicamentos milagro” que no sirven para nada.
Por lo que, recomendó a los legisladores revisar muy bien qué tipo de marihuana es la que se planea legalizar, pues al menos hay 3 tipos de esta planta con diferentes efectos, todo dañinos a la salud.

Consideró que el libre consumo, si bien pudiera acabar con el negocio de los narcotraficantes, también puede provocar un mayor número de delitos y accidentes.

Ante ello, planteó instrumentar un “mariaguanómetro” como ocurre con las pruebas de alcoholemia para evitar daños a terceros.

“Yo creo que debemos pensar en el mariguanómetro, para que no andemos manejando bien pachecos, porque manejar pachecos, nos causa accidente. Ahora yo siempre me he preguntado, si estoy en Foxilandia y me encuentro mi tienda vende-carrujos y me vende el porro a diez pesos, bueno, y qué tal si le llamo al de la tienda de costumbre, que tiene ahí sus motos para distribuirme, ¿me va a vender el carrujo a 5 pesos? Yo creo que sí”.