COMPARTIR

89 total views, 1 views today

*Ni así: ni Morena se enseñoreó ni desaparecieron los otros partidos

*Las votaciones más insípidas: ni Baja California atrajo a ciudadanos

El diseño fue perfecto:

Destapar la persecución contra Emilio Lozoya, el empresario Alonso Lozoya y las investigaciones sobre Pedro Joaquín Coldwell en víspera electoral.

Por fin se avizoraría un castigo, los primeros, contra quienes en el sexenio pasado corrompieron toda la vida nacional y dejaron un país de injusticias.

Tuvo efectos en los resultados de las votaciones, pero no los deseados.

Ni el Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) se enseñoreó ni desaparecieron el resto de los partidos políticos, expresión de la antidemocracia.

Por el contrario, en especial los candidatos y militantes del Partido Acción Nacional (PAN) enseñaron su rostro en varios lugares del país.

Aguascalientes, Durango, Tamaulipas…

Solos o en alianzas de facto como en Aguascalientes, donde el Partido Revolucionario Institucional (PRI) se sumó a los panistas, frenaron el avance del partido gobernante.

El panismo no desapareció siquiera en el sur de Quintana Roo, donde el objetivo era arrasar en el área de influencia de la familia Joaquín Coldwell.

Los abanderados de Morena fueron derrotados en Playa del Carmen y Cozumel, asiento del imperio de la familia del ex secretario de Energía hoy perseguido.

INSATISFACCIÓN Y ALIANZAS

Si no hubo juego limpio del partido en el gobierno, tampoco de la oposición.

Salvo Baja California, donde Francisco Vega es rechazado por la mayoría de la población, los gobernadores donde hubo elecciones supieron maniobrar.

Lo hizo Francisco García Cabeza de Vaca con alianzas de todo signo en Tamaulipas, gracias a lo cual tendrá un Poder Legislativo confiable para la segunda mitad de su gobierno.

Lo mismo Carlos Joaquín en Quintana Roo, quien impulsó candidatos inclusive de Morena pero simpatizantes de su proyecto.

Y no se diga José Rosas Aispuro, el duranguense con raíces priístas pero capaz de apaciguar la ola generada hace un año por Andrés Manuel López Obrador.

Sus entendimientos con fuerzas opositoras en general o diputados y alcaldes electos en particular, les garantiza gobernabilidad.

Pero también anuncia a López Obrador el enfriamiento de un ánimo, o el inicio de un desánimo por insatisfacción en las expectativas creadas hace un año.

LAS CAMPAÑAS MÁS INSÍPIDAS

1.- Fueron quizá las campañas más insípidas de la historia.

El juego por la gubernatura de Baja California era tema nacional desde 1989, cuando ganó Ernesto Ruffo, y esta vez pasó de lado.

Ni ahí ni en los cinco estados con elecciones movilizaron a la sociedad, no interesaron mayor cosa a los medios, no generaron votación y los ganadores llegan con mínimos históricos.

El estado con mayor participación fue Durango (44.93 por ciento), seguido por Aguascalientes (3.41), Tamaulipas un poco menos, Baja California con menos de 30 puntos y Quintana Roo con 22.1.

¡Qué vergüenza para partidos y la democracia mexicana!

Y 2.- en la Cámara de Diputados revisan con escepticismo lo expuesto por el vicepresidente jurídico Salvador Reyna Castillo.

Los primeros resultados es su propuesta a la Ley del Sistema de Ahorro para el Retiro (LSAR), cuya supuesta reducción de comisiones concentraría más el mercado y fortalecería los oligopolios.

En especial dañaría el patrimonio a futuro de los trabajadores derivado del ahorro voluntario y reduciría el de los fondos obligatorios.

Preocupados, los diputados analizarán con el secretario de Hacienda, Carlos Urzúa, y actuarios estos efectos negativos.