COMPARTIR

71 total views, 1 views today

*No pensemos que ya vivimos en una democracia plena y que no hay abusos; ahí tenemos claros pendientes: Mario Delgado
* Estamos dispuestos a discutir una nueva reforma del Estado: senador Martí Batres
*A través del diálogo, sin prisas, pero sin pausa, se construirán consensos: Olga Sánchez
*La reforma electoral no debe improvisarse y mucho menos imponerse: Lorenzo Córdova

El presidente de la Cámara de Diputados, Porfirio Muñoz Ledo, afirmó que el tsunami de las pasadas elecciones presidenciales ocultó muchos islotes que todavía quedan en nuestro sistema electoral; es necesario repensar sobre el financiamiento, fiscalización, fraudes y fallos, porque tenemos un sistema extremadamente caro.

Al participar en el acto inaugural de los foros de Parlamento Abierto de la Reforma del Estado y Electoral, manifestó que en julio pasado “demostramos que hubo una indebida transferencia de recursos de los ejecutivos y de los legislativos locales para inflar candidaturas, eso cuando menos en nuestro sistema de prueba que no obliga a nadie”.

Consideró que otro problema es el de las competencias. “Hemos llegado a la conclusión de que no son claras. Organismos Públicos Locales Electorales (OPLE) sí o no. Facultad federal, facultad nacional, ésos eran nuestros debates”.

Mencionó que hay tres grandes temas. Primero, la Reforma del Estado que dura mucho tiempo. Recordó que el último ejercicio que se hizo tenía 128 temas e incluía al Poder Judicial, y otras cuestiones.

Otro punto, continuó, es el sistema electoral propiamente dicho; el sistema representativo y el democrático. “Nos queda mucho camino que recorrer; quitamos una piedra, pero aparece otra, y lo que no se falseaba vuelve a falsear”.

Muñoz Ledo se refirió al sistema representativo y preguntó si “nos vamos a meter con él, con lista nacional; durante mucho tiempo jamás nadie se preocupó, mas que la oposición, de que se siguiera cometiendo el fraude, mucho fraude y bonita representación. Es la verdad histórica de las cosas”.

Inquirió qué se hará respecto de quedarse o no con los OPLE, y sobre las facultades del INE, que tiene autoridad sobre los estados, municipios, y todas las autoridades del país, aunque cuestionó si la puede ejercer o no.

Añadió que el sistema democrático es otro tema. “Nosotros tenemos una democracia representativa prevista en el artículo 49 de la Constitución, aunque también se tiene la representativa, la delegativa, la deliberativa; es decir, dónde queda el plebiscito, el referéndum o la democracia comunitaria, interrogó.

A su vez, el presidente de la Junta de Coordinación Política, diputado Mario Delgado Carrillo (Morena), expresó que la política no puede ser ajena a la austeridad republicana, por lo que se debe reducir el costo de los partidos políticos, y afirmó que en esta Cámara ya existe una iniciativa para disminuir, por lo menos a la mitad, el financiamiento a esos organismos.

También planteó revisar el costo de los órganos electorales, pues “damos por hecho que nuestra democracia es de las más caras del mundo y no cuestionamos si se puede hacer más con menos recursos; tiene que haber una optimización del costo de los órganos electorales en el país y debe haber una disminución en el costo de organizar las elecciones”.

Los temas para alcanzar una auténtica democracia, dijo, son austeridad en la política y en los procesos electorales; sancionar de manera efectiva los delitos electorales; impulsar una auténtica participación de la gente en la vida democrática; consulta popular y la revocación de mandato.

Se manifestó por combatir los fraudes electorales, el mal uso de recursos públicos y la compra de votos, si bien ya se hizo una reforma constitucional para que éstos sean delitos graves y se sancione con cárcel a quien violente la voluntad popular. “Nos toca aterrizar y tipificarlos para que tenga una aplicación eficaz y terminemos con esas prácticas. No pensemos que ya vivimos en una democracia plena y que no hay abusos y que no se ha utilizado la intervención del gobierno en el resultado; ahí tenemos claros pendientes”.

Delgado Carrillo puntualizó que se debe analizar la posibilidad del voto obligatorio para fomentar la participación y la corresponsabilidad ciudadana en las principales decisiones, así como revisar el número de diputados y senadores plurinominales; otro tema, aseguró, es el de la paridad.

Añadió que para vivir una democracia auténtica tiene que haber mayor participación de las mujeres. “Ya dimos un paso histórico al aprobar una reforma constitucional que garantiza la paridad en todos los espacios públicos, pero tenemos pendientes todavía que permitan el ejercicio eficaz de esos derechos. La violencia política de género es un gran obstáculo durante las campañas electorales y los procesos de los partidos para la participación de la mujer; tenemos que legislar de inmediato para evitarla y garantizar un ejercicio eficaz de los derechos de las mujeres”.

El presidente de Senado de la República, Martí Batres Guadarrama, se mostró abierto a discutir una nueva reforma del Estado, con transformación profunda y que tenga en su esencia la idea de la mayor intervención de la sociedad en los asuntos públicos.

Resaltó que el mandato de las urnas del 1 de julio de 2018 fue transformar y el Congreso y esta Legislatura tienen el suficiente ánimo e ímpetu para hacerlo. “Ya hemos celebrado la reforma de paridad de género; es una buena muestra de la profundidad de las decisiones que se pueden tomar sobre la reforma del Estado”.

Dijo que hay otras ideas que están debatiéndose. Uno de los planteamientos es la reducción de las prerrogativas de los partidos políticos en 50 por ciento, lo cual amerita una reforma constitucional, por lo tanto, “es deseable que se logre un gran consenso al respecto”.

Otro planteamiento, afirmó, tiene que ver con los temas de austeridad y, pasa por la idea de que sea el INE el que organice las elecciones, prescindiendo de los llamados Organismos Públicos Locales Electorales (OPLE). “El balance que hay es negativo. Hay dificultades y conflictos. Es un tema que debe valorarse”.

Batres Guadarrama argumentó que otro asunto es el relativo a la revocación de mandato y la consulta. “Eso es reforma del Estado, es democratización, es intervención de la sociedad en la vigilancia, en el escrutinio y en el control del gobernante. Tiene que establecerse con toda claridad que puede haber plebiscito y referéndum, y facilitarse la realización de las consultas a la ciudadanía”.

Se manifestó por ampliar los periodos de sesiones o crear un tercero o uno anual de sesiones, que permita al parlamento realizar su tarea de contrapeso permanentemente, debatir los temas nacionales y realizar las reformas que requiere el país. También hay que incorporar en la legislación el tema del parlamento abierto y debe mantenerse la representación proporcional y analizar las fórmulas para reducir el tamaño del Congreso, “si es que se pretende hacerlo, pero combinando adecuadamente la representación proporcional y la mayoría relativa”.