COMPARTIR

44 total views, 1 views today

Antonio Ortega Martínez, Secretario de la Comisión de Hacienda de la Cámara de Diputados, recomendó estar pendientes de la comparecencia que el martes próximo, hará el nuevo secretario de Hacienda, Arturo Herrera Gutiérrez a quien, para su comparecencia y ratificación, se le pedirá informar sobre el Plan de Negocios de Petróleos Mexicanos (Pemex) pues –subrayó- es el factor que puso en crisis la relación del hoy ex secretario Carlos Urzúa con el presidente Andrés Manuel López Obrador.

El legislador integrante del Grupo Parlamentario del Partido de la Revolución Democrática (GPPRD), destacó que la Comisión de Hacienda recibirá a Herrera para debatir su visión del escenario económico, conocer su estrategia económica para el 2020 y cómo está siendo orientado el país frente a los indicadores de desconfianza que lastiman severamente el empleo, los salarios, y la inversión pública y privada, así como la infraestructura para ayuntamientos y estados.

En general, precisó, en seis meses de gobierno de la “Cuarta Transformación” se está dañando el bienestar de los mexicanos y él, que es un funcionario fundamental en la Secretaría de Hacienda, tendrá que dar cuenta de este tema.

Ortega Martínez refirió que la comparecencia del próximo martes 16 servirá para despejar dudas sobre los términos de la renuncia del doctor Carlos Urzúa quien, en su carta de dimisión, habla de discrepancias en materia económica, de la aplicación de políticas y financiamiento de las mismas sin un sustento, y de que debiera aplicarse el criterio de que cualquier gasto, tiene que ser realizado sin dañar las arcas nacionales y evitando el extremismo político e ideológico.

“El doctor Urzúa se cansó de la exigencia gubernamental de acumular recursos para financiar programas que el Presidente considera estratégicos y que la única manera de hacerlo era sacrificando el gasto público general.

No obstante, el diputado federal enfatizó que el tema clave es la próxima entrega del Plan de Negocios de Pemex, empresa técnicamente quebrada, cuyos activos son menores que los pasivos, sus bienes y propiedades están por debajo de las importantes deudas que tiene.

Dicho Plan, explicó el legislador perredista, tendría que ser entregado en los próximos días por la Secretaría de Energía; y por lo que se sabe, las condiciones no son alentadoras. Requiere –dijo- ser apoyada, sin duda; “pero no deben de repetirse salvamentos que, en los últimos años, han significado cientos de miles de millones de pesos y solo se han convertido en dinero bueno que se convierte en malo. Pemex es un barril sin fondo que requiere medidas de otro tipo”.

Antonio Ortega subrayó finalmente que el problema es que los números de Pemex están íntimamente ligados a la economía del país y a su deuda soberana: “Si el Plan de Negocios es rechazado y se confirma que la empresa no puede pagar lo que debe, que no es un buen socio, se dañará, se contaminará la deuda soberana y corremos el riesgo de que el gobierno tenga que dedicar tres o cuatro puntos del PIB para pagar”.

Es decir, detalló, “estamos hablando de cerca de 4 o 5 mil millones de dólares que Hacienda debe reservar solo para pagar el aumento de interés, producto del fracaso del Plan de Negocios que se presente para Pemex.