COMPARTIR

42 total views, 1 views today

Para finales de 2019 contemplan lograr un avance del 41 por ciento en la reconstrucción de vivienda y del 71 por ciento en los inmuebles públicos, que fueron afectados por los sismos de septiembre del 2017, así lo señala el secretario de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu), Román Meyer Falcón.

“La reconstrucción no se detendrá sino hasta que todas las viviendas, escuelas, edificios culturales y centros de salud estén en pie. Como lo dijo el Presidente, no se escatimarán recursos”, destacó.

Enfatizó que, a través del Programa Nacional para la Reconstrucción (PNR) “contemplamos cerrar este año con un 41 por ciento de avance en vivienda y 71 por ciento en los sectores de educación, salud y cultura”.

Dijo que, en reconstrucción, se han dedicado “a recuperar el tiempo perdido”, ya que había una desarticulación en las estrategias del sector. La administración anterior dejó “inconsistencias en la información, censos incompletos, un nulo acompañamiento técnico y cero visitas de supervisión”.

Detalló que, entre sus grandes metas, además de “concluir la reconstrucción del país tras los sismos de 2017”; será establecer una nueva política de vivienda, con un auténtico corte social; así como fortalecer a los ejidos y comunidades como actores del desarrollo nacional.

Expuso que con la Política Nacional Agraria se recuperará la rectoría del Estado y garantizará la protección de terrenos nacionales.

Señaló que a la fecha “se mantienen en revisión 196 solicitudes de enajenación de predios nacionales, con lo que evitamos una pérdida para el país superior a los 3 mil 200 millones de pesos. De haberse vendido, como se hacía en las administraciones anteriores, por estos predios, se hubieran recibido 400 millones de pesos; apenas la octava parte de lo que corresponde.

Sostuvo que también se trabaja en la construcción de una nueva política de vivienda con un auténtico corte social, a través del Programa Nacional de Vivienda (PNV).

De acuerdo con el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), dos terceras partes de la población no pueden acceder al mercado hipotecario formal debido a sus bajos ingresos.