COMPARTIR

26 total views, 1 views today

El diputado Raymundo García Gutiérrez demandó al Gobierno Federal permitir y acompañar la visita de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) a fin de tomar las medidas correctivas pertinentes en caso de comprobarse la violación a las garantías fundamentales de migrantes en México a partir de los acuerdos con la administración de Donald Trump en junio pasado.

La CIDH, órgano de la Organización de Estados Americanos (OEA) encargado de la promoción y protección de los derechos humanos en el continente, expresó su intención de hacer esa visita por la preocupación en torno a la situación de migrantes y refugiados en México, Estados Unidos y países centroamericanos.

García Gutiérrez recordó que, de acuerdo con la CIDH, Estados Unidos y México instrumentan desde junio políticas y acciones lesivas para los Derechos Humanos de los migrantes, solicitantes de asilo y refugiados a partir de que el primero amenazó con aumentar los aranceles de importaciones provenientes del segundo si no frenaba la migración extranjera a través de su territorio.

Debido a esa presión, México desplegó a más de 25 mil elementos de sus fuerzas armadas y policiacas a un costo superior a los 483 millones de pesos mensuales para detener, confinar, hacinar y deportar a miles de migrantes.

A través de diferentes medios, los migrantes han denunciado ser víctimas de violación, secuestro y abuso sexual.

Por su parte, la organización “Médicos Sin Fronteras” reveló que las políticas del Gobierno Mexicano basadas en criminalización, persecución, detención y deportación para contener los flujos migratorios hacia la frontera norte condenan a los migrantes a la clandestinidad y a tomar rutas cada vez más peligrosas.

De acuerdo con dicha institución, a 90 días del acuerdo binacional México-Estados Unidos ya habían sido detenidos más de 108 mil persona, 32 mil 500 de ellas menores. Miles se hacinaban en estaciones migratorias y en general hay violencia, agresiones y discurso de odio en su contra.

A su vez, la Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados recibió más de 48 mil solitudes de asilo, 34 mil más en comparación con el año pasado –cuando fueron 14 mil 562 en el mismo periodo.

Debido a ello, la CIDH expresó su preocupación por la situación de los migrantes y manifestó su interés de realizar una “visita extendida” a México para corroborar la información hasta ese momento en su poder, lo cual fue rechazado por la Secretaría de Relaciones Exteriores con el argumento de que no debe considerarse a nuestro país como “zona aledaña”.

Para el legislador perredista por Guerrero, permitir la visita de este organismo abonaría a conocer un informe neutral sobre la situación real de las y los extranjeros indocumentados en México para tomar las medidas correctivas necesarias y garantizarles así un trato digno y humanitario.

Dada la relevancia de este asunto, el parlamentario pidió el apoyo del Pleno de diputados a su demanda y propuso un punto de acuerdo para formalizar un exhorto al Gobierno Federal con miras a que permita y acompañe la visita de la CIDH.