COMPARTIR

40 total views, 3 views today

La expansión masiva de energía a base de carbón en Bangladesh está destinada a impulsar al país a las filas de los peores contaminadores del mundo, dice un nuevo informe.

La expansión no solo amenaza los objetivos climáticos mundiales, sino que podría agravar aún más la inseguridad ambiental catastrófica dentro de un país donde las inundaciones, los ciclones, las sequías y la contaminación ya han cobrado miles de vidas.

“Ahogado por el carbón: la catástrofe del carbono en Bangladesh”, publicado por Market Forces y 350.org y coeditado por Bangladesh Poribesh Andolan (BAPA), Transparency International Bangladesh (TIB) y Waterkeepers Bangladesh, expone las finanzas lideradas por extranjeros como impulsoras de los planes para 29 centrales eléctricas de carbón, una expansión que ha hecho saltar a Bangladesh, en solo tres años, del lugar 12 al seis en términos de energía mundial del carbón en desarrollo.

Si se construyen, estas plantas aumentarían la capacidad de carbón existente en el país 63 veces, de 525 megavatios hoy a 33 mil 200 megavatios, razón por la cual los grupos sociales de Bangladesh están indignados.

«Construir centrales eléctricas de carbón contaminantes y anticuadas, cuando el resto del mundo está cambiando a energías renovables, es un acto colosal de autosabotaje», dijo Bangladesh Poribesh Andolon (BAPA).

«UNICEF ya ha vinculado el cambio climático con inundaciones devastadoras, ciclones y otros desastres ambientales que amenazan la vida y el futuro de más de 19 millones de niños en Bangladesh», afirmó el Dr. Abdul Matin, secretario general de BAPA.

“La expansión propuesta de la producción de carbón hará que este país sea conducido por un camino devastador», agregó el dirigente.

Para agosto de 2019, la capacidad de energía instalada de Bangladesh era de 19 mil megavatios (MW), de los cuales solo el 3 por ciento funciona con carbón. El 90 por ciento de la población del país se beneficia actualmente de la cobertura eléctrica.

La inversión extranjera

Los bancos y las empresas chinas lideran el impulso de la energía sucia, al financiar más de la mitad de los proyectos.

Por su parte, las empresas con sede en Reino Unido y Japón participan en tres proyectos de carbón propuestos cada uno, a pesar de la transición a una energía más limpia dentro de sus propias naciones.

El Reino Unido, por ejemplo, planea eliminar el poder del carbón para 2025, de acuerdo con los compromisos nacionales adquiridos con el Acuerdo de París.

A su vez, 350.org indicó que “si bien muchas naciones en el mundo se dan cuenta cada vez más de la importancia de la eliminación gradual de los combustibles fósiles, las compañías de carbón apoyadas por las principales instituciones financieras quieren encerrar a Bangladesh en una infraestructura sucia, peligrosa y costosa de combustibles fósiles.

Bangladesh ya es uno de los países más afectados por el cambio climático y no puede convertirse en el vertedero de carbón debido a intereses corporativos y políticos creados. Los costos a largo plazo de esta tecnología obsoleta para las comunidades locales se acumularán durante décadas.

Un movimiento popular fuerte ya ha propuesto un plan alternativo para generar el 55 por ciento de la electricidad a partir de fuentes de energía renovables para 2041, que es una herramienta crucial para la transición hacia un nuevo sistema energético sostenible, justo y accesible».

Según el informe, Bangladesh tiene un futuro energético limpio y sostenible. Sólo el 10 por ciento de las plantas de carbón propuestas han progresado a la fase de construcción, mientras que los proyectos restantes simplemente se han anunciado o están en etapas preliminares, previas a la construcción.

Existe potencial para hasta 53 gigavatios (GW) de capacidad de energía solar dentro del país, lo que podría reemplazar los proyectos de energía de carbón planificados como una alternativa de menor costo para la generación de electricidad.

«Bangladesh es un país de rápido crecimiento que necesita energía, pero eso no tiene que ser a expensas de la vida y el sustento de millones», afirma Waterkeepers Bangladesh.

“Al otro lado de la frontera y en muchos países del mundo, la energía renovable ya es más barata que el carbón. Bangladesh ha demostrado el uso encomiable de la energía solar para el consumo doméstico y otros usos a pequeña escala; tiene la oportunidad en este momento crítico de seguir el mismo camino, pero para hacerlo, es imperativo que los inversionistas extranjeros limpien su dinero sucio».

“También pedimos a las autoridades que desarrollen e implementen un plan estratégico con un límite de tiempo específico, para cumplir efectivamente con el compromiso nacional e internacional de avanzar hacia las energías renovables.

Para satisfacer sus demandas energéticas, Bangladesh no necesita transformarse de un país más afectado por el cambio climático a uno responsable del cambio climático”.

Dr. Iftekharuzzaman, director Ejecutivo de TIB, hizo «un llamado al Gobierno para congelar todos los proyectos de energía a base de carbón en construcción, hasta el momento en que la evaluación de impacto ambiental independiente, robusta, creíble e internacionalmente aceptable de cada proyecto sea realizada por separado por entidades expertas sin ningún conflicto de intereses».

NTX