COMPARTIR

113 total views, 1 views today

Lo que ha provocado algún distanciamiento, así como mensajes de distinguidos militares en retiro, como el Gral. Gaytán, en aquel desayuno de generales, así como en una entrevista con un importante medio de comunicación nacional, de lo que resultó un comentario del propio Ejecutivo refiriéndose a un “golpe de Estado”, aquí dijimos que no era para tanto, que no se tirara al suelo, entre otras cosas, pues bien creemos que nuestra opinión si llega a la oficina del presidente o por lo menos nos resulta satisfactorio que así parezca, pues se ha actuado en consecuencia.

Me comentan fuentes bien informadas que han empezado a gestarse los actos de la reconciliación, ya que en esta misma semana el Comandante Supremo tuvo una reunión con un pequeño, pero a la vez importante, grupo de 10 generales, donde no estuvo el secretario, pero obvio sí tenía conocimiento, y los que acudieron tuvieron su venia para el encuentro tipo desayuno en el campo militar número 1 a las 10.00 horas.

En dicha reunión, me cuentan, que inició tensa, fueron escuchados los reclamos de los generales en los diferentes temas de que se duelen, como han sido las vejaciones que han sufrido elementos por parte de criminales que se escudan en mujeres y niños para desarmar a los soldados, como fueron los casos de Michoacán y Guerrero; sin lugar a duda se trató el tema Culiacán, así como el intercambio de comentarios sobre la creciente actividad delictiva a lo largo y ancho de la república mexicana.

Sin temor a equivocarnos, los militares tienen perfecta idea de la situación real del país y de viva voz le dieron su diagnóstico para efecto de que se reconsidere la estrategia de seguridad nacional, que a todas luces no está dando el resultado que requieren las inversiones y el desarrollo del país. Esperemos un cambio en la actitud y en el trato del presidente en relación a los hombres leales al pueblo de México.

Siguiendo con el tema de la reconciliación y mejora de tratos, puede el Supremo Comandante mejorar las condiciones laborales, pues aunque en ese tema han aguantado vara, los sueldos de nuestros hermanos militares no están como para presumirlos y antes de ir a ser candil de la calle, léase ayudar con dinero a otras naciones, hay que iniciar por los de casa, que es precisamente donde debe iniciarse la prevención de cualquier actividad delictiva con los que son capaces de poner de cabeza a la comunidad, como hace tiempo algunos desertores cambiaron de bando, situación que no se debe repetir y menos por falta de recursos o condiciones dignas de vida para ellos y sus familias.

También hay que compensar y procurar a los elementos caídos en el cumplimiento del deber, unos lesionados y otros desafortunadamente han perdido la vida, por lo que hay que ver por sus cónyuges y descendientes. A los más leales debe darse más apoyo y mejores condiciones de procurar su desarrollo y crecimiento.

En el otro tema, el pueblo de México ha tenido una costumbre histórica de dar asilo político a diversos personajes a lo largo del tiempo, eso no implica que se deba tener consideraciones de más, ni que le tenga que asignar prestaciones de jefe de estado, pues él por sí mismo renunció a su presidencia de Bolivia, por lo que en tal caso es un expresidente, pero en este gobierno se han reducido los gastos en expresidentes propios, con mayor razón no se debe gastar en ajenos, me parece que eso encuadra en uso indebido de recursos o lo que es lo mismo, un acto de corrupción, hechos que se ofreció erradicar en esta administración que se autodenomina como de la 4T.

Confiamos en que la caridad ya se hizo y lo que sigue será que el personaje de apellido Morales se haga valer por sí mismo o traiga sus ahorros para cubrir sus gastos, no tenemos ninguna justificación para mantener un fifí extranjero.