COMPARTIR

47 total views, 3 views today

CODICS.- José Amadeo Hernández Barajas, Presidente de la Central Campesina Independiente, aseguró que el Gobierno Federal dañó un bien intangible para el pueblo mexicano y ese se llama “esperanza”; alertó que está en puerta la crisis productiva de alimentos y un aumento en el costo de la Canasta Básica derivado de un presupuesto rural que omitió al pequeño y mediano productor.

En el marco de 56 Pleno Agrario Nacional de la CCI donde la representación gubernamental se hizo acreedora a reclamos y rechiflas por la ausencia de los apoyos directos a los campesinos, el líder campesino adelantó que la Central se movilizará a nivel nacional y hará uso de su derecho constitucional de solicitud de audiencia a favor de sus representados.

En este encuentro, dijo, aplaudimos el programa sembrando vida pero siempre cuando éste amplíe en su visión para que realmente sea productivo y garantice la protección de especies nativas animales y boscosas.

Con esos argumentos que se dan, insistió, la duda permanente es en cómo apoyar a los campesinos productores abandonados por décadas cuando se habla de un gobierno del pueblo y para el pueblo cuando no hay presupuesto para los pobres y “eso está muy mal señor Presidente, señores diputados”.

Amadeo Hernández Bajarás dejó en claro al Gobierno Federal no debe olvidar que hay bienes intangibles y uno de los es “la esperanza de la gente pero lamentablemente, ahora, muchos se quedarán esperando para invertir en sus tierras y sus sueños estarán frustrados en un campo desigual que profundizará su pobreza”.

Por ello alertó que habrá más crisis porque hasta Prospera se canceló porque debe entenderse que la pobreza es resultado de la falta de empleo e ingreso.

CCI pide, dijo, un cambio de rumbo y no vamos a arriar banderas en contra de nadie pero no debe olvidarse que los efectos negativos en el bolsillo se sienten en el campo, en la colonia popular, en el barrio y en la calle donde ya se habla de las necesidades que se tienen y no se atienden.

Anunció que exigirán el derecho de petición y “no porque seamos samaritanos sino porque con argumentos legales representamos a nuestra militancia porque militantes y dirigentes somos un mismo cuerpo y porque el Gobierno nada pone fácil.

Además no se puede olvidar que tenemos derecho de disentir y de libertad de tal suerte que disentimos con el Gobierno pero no se buscará la confrontación porque lo importante es la paz social pero se vienen tiempos de movilizar a la CCI en todo el país”.

En el encuentro con liderazgos de los 32 estados de la República, dijo que la CCI demuestra que está viva y presente a pesar de las complicaciones sobre la aplicación de programas gubernamentales.

Sin bien son tiempos difíciles, dijo, también es momento de unidad y solidaridad por lo que hizo un llamado a todas a las organizaciones a no dejarse vencer ni a quedar en el temor o el conformismo ante el trato y decisiones gubernamentales.

Indicó que se convocó al 56 Pleno Agrario tras la definición del PEF 2020 debido a que el Presidente, Andrés Manuel López Obrador cambió drásticamente la política agropecuaria y ahora todo el presupuesto va a adultos mayores, jóvenes sin empleo y personas con discapacidad pero, cuestionó, y los campesinos cuándo.

Señaló que si bien el Presidente va por el combate a la corrupción y austeridad en el camino aplicó medidas excluyentes de instituciones y disidentes denostando a las organizaciones campesinas con actitudes arrogantes que se niegan a escuchar a minorías.

Así es como el campo ha sido desmantelado de los programas de productivos y rentabilidad y la estructura profesional institucional quedó destruida.

Como está el presupuesto 2020 indicó que en la SADER habrá 25 mil millones de pesos a programas de AMLO como Bienestar o Sembrando Vida con 27 mil millones de pesos así como los recursos para Adultos Mayores que se lleva más del 50 por ciento de los programas sociales.

En contraparte se suprime el apoyo a la comercialización pensando que todos los productores son ricos y dejando a muchos sin posibilidad de vender su cosecha excedente en el norte y Bajío del país, detalló.

Ante esto, propuso crear un modelo económico para el medio rural sobre cinco ejes a seguir: un campo ordenando, productivo, rentable, sustentable, y equitativo.

Pero un campo ordenado no sé logrará sin recursos para conflictos agrarios de más de 20 años o “será que esperan a que se resuelva quemando casas o a balazos como sucedió en Montealban hace unos días”.