COMPARTIR

345 total views, 1 views today

Recuerden que siempre habrá en estas fechas tan importantes y sensibles tanto nostalgia como alegría, así es la vida dual, agradezcamos por haber llegado hasta este día, llenemos de paz y alegría nuestra alma, y seamos luz a quien nos toque a nuestro lado.

Recuerden que estas fechas son una bendición si así lo queremos sentir, todo es cuestión de con qué lente quiero ver las cosas, negativas o positivas, todo está en nuestra mente. Si no existe en la mente, no hay de qué preocuparse.

Recordemos que la Navidad son tiempos de reconciliación con nuestro prójimo, es un buen momento para hacer una llamada, una visita, una
invitación a quien hemos tenido olvidado todo en año y de verdad lo o la amamos, tal vez es una madre, tu padre, tu hermano o hermana, tu amigo, o amiga, tu vecino, en fin, es tiempo de abrazos y buenos deseos, llenos de amor para compartir con el que menos tiene, traigamos en nuestra cajuela del carro algo de ropa para darle a las personas que veamos por las calles que necesitan de algún suéter, cobija, zapatos o juguetes. Siempre será muy hermoso ver cómo sonríen al entregarles algo con cariño y misericordia.

Estamos bendecidos, llenos de abundancia y prosperidad, nuestros clósets, Dios santo, están a reventar, que fluya, dejemos ir la energía estancada, y que venga lo nuevo a nuestras vidas.

Esta Nochebuena es para que Dios vuelva a brillar como un sol resplandeciendo en nuestra alma, imaginemos por un momento el centro de
nuestro corazón bombeando sangre y oxígeno a todo nuestro cuerpo, y que exactamente ahí mismo alojemos a Dios para que al bombear la sangre también bombee la luz y el amor divino de Dios que hoy vuelve a nacer para recordarnos su amor infinito, para redoblar la caridad, la misericordia, la paz y la armonía a nosotros mismos y así a quienes se están cruzando por nuestra vida. “MI LUZ, ES TULUZ Y LA DE TODOS”, esta frase me gusta mucho y cada que la comparto me lleno de más amor, la luz es Dios, y es la misma luz que tenemos todos, todos somos uno en Dios, es nuestro Padre, a veces lo olvidamos muy seguido.

Si esta Navidad faltara alguien en nuestra mesa porque ya terminó su misión en este mundo, podemos poner algún retrato cerca, hablar de sus buenos momentos de vida, los más alegres, ya que nunca muere quien sigue en nuestros recuerdos y alma. así que honremos su vida, con alegría y mucha gratitud por los años de compartir momentos.

Siempre es hermoso poder recordar momentos que llenan el alma de risa y anécdotas que te hacen suspirar, así recordemos siempre todo lo positivo de todo. Es una práctica que ayuda a estar bien y en equilibrio.

Quienes tengamos la bendición de estar unos días en descanso, hagan momentos de meditación, o de oración, démosle el tiempo de estar a solas, de reencontrarnos a nosotros mismos, vayamos por lo menos una vez a tener contacto con la naturaleza, eso calma también el alma y los pensamientos. Es un placer estar cerca de árboles, de pinos, flores, el mar, las montañas, fuera del bullicio de la ciudad. Siempre conectando con nuestro ser, con nuestro centro, esa luz divina que nos llena de tanta felicidad, que es la fuente inagotable de ese amor infinito.

QUERIDOS AMIGOS: DESEO PAZ Y ARMONÍA EN SUS HOGARES ESTA NAVIDAD EN FAMILIA Y PERSONAS AMADAS. QUE NUESTRO NIÑO DIOS RENAZCA EN NUESTROS CORAZONES Y SIGAN PALPITANDO PARA DAR ESE MISMO AMOR A QUIENES ESTA A NUESTO LADO, Y EXTENDERLO A LOS DEMÁS. UN ABRAZO DE LUZ Y AMOR. MUY FELIZ NAVIDAD A TODOS MIS QUERIDOS LECTORES. HASTA LA PRÓXIMA, DIOS POR DELANTE.