COMPARTIR

98 total views, 1 views today

Estira y afloja

Las administraciones portuarias integrales de Progreso, Yucatán, y de Ensenada, Baja California, comienzan 2020 con proyectos de inversión que superan los 69 millones de pesos de forma conjunta.

El primero consiste en la construcción de una bodega de concreto y acero con cubierta metálica para aumentar el almacenamiento y atender la demanda de importación y exportación; el segundo reordenará sus áreas operacionales para liberar espacios que serán rentados a particulares.

En Progreso la inversión será de 65 millones de pesos y se aplicará en abril para concluir en diciembre de 2021, de acuerdo con las estimaciones de la API, que encabeza Agustín Arroyo; para la API de Ensenada, que dirige Juan Ramón Ruiz, la inversión sumará 4 millones 428 mil 78.37 pesos y se ejercerá del 2 de marzo al 30 de octubre.

En este caso el reordenamiento de áreas operacionales (oficinas e infraestructura operativa) se realizará en las instalaciones del Puerto El Sauzal y en un terreno externo propiedad de la Administración Portuaria Integral “El Sauzal”; ambos polígonos se ubican en el municipio de Ensenada, Baja California. Con este proyecto se logrará dotar de espacios operativos suficientes y adecuados a la API y liberar 720.81 m2, que podrán ser arrendados y obtener una renta mensual de 71 mil 419.09 pesos. Además se construirá nueva infraestructura para generar una mejora en el servicio y en la distribución de los espacios.

De hecho dos concesionarios de la API, Baja Aqua Farms, que procesa productos marinos, y su filial Marpesca ya manifestaron interés por contar con más espacio, a la vez que Servicios Portuarios ofreció arrendar el área de las oficinas administrativas (73.85 m2) una vez que las oficinas de la API estarían en un nuevo edificio. Mañana le platico más.

Cuarto de junto

Gabriel Casillas, director general adjunto de Análisis Económico y Relación con Inversionistas del Grupo Financiero Banorte, dijo que lo más relevante para México en el conflicto EU-Irán es cómo se comporta el precio del petróleo respecto a sus derivados, como la gasolina, así como el tipo de cambio peso-dólar. “Si el incremento en el precio del crudo es igual o mayor al de la gasolina y el peso se mantiene relativamente estable, no debería de representar un problema en las finanzas públicas… El problema potencial es que el precio de la gasolina se incremente considerablemente por encima del precio del petróleo y que además la aversión al riesgo global propicie una depreciación importante del peso frente al dólar”… Ismael Leija, líder del Sindicato Democrático Minero, perteneciente a la Unión Nacional de Sindicatos Minero-Metalúrgicos y Metal-Mecánicos de México, que reúne a 100 mil obreros, pidió desaforar al senador Napoleón Gómez Urrutia por tener pasaporte canadiense.

jesus.rangel@milenio.com