COMPARTIR

84 total views, 1 views today

• Se realizó el conversatorio «Retos y desafíos en la región en el marco del COVID-19»

• Participaron congresistas de diversos países de ambas regiones

Líderes parlamentarios de Argentina, Chile, Cuba, Dominica, Brasil, Ecuador, Uruguay, Perú y Paraguay participaron en el conversatorio virtual entre legisladores latinoamericanos y del Caribe «Retos y desafíos en la región en el marco del COVID-19».

Con el objetivo de intercambiar experiencias y propuestas que coadyuven a encontrar soluciones al impacto en la salud y la economía por la pandemia, Laura Angélica Rojas Hernández, presidenta de la Cámara de Diputados y su homologo de Argentina, Sergio T. Massa, organizaron el evento.

T. Massa, resaltó que el COVID-19 empieza a ser el flagelo y el azote más importante para la región e independientemente de que la gran mayoría de los países establecieron reglas sanitarias en sus fronteras, se debe configurar un objetivo común y definir, para el presente y el futuro, una agenda estratégica regional sobre la base de la diplomacia parlamentaria.

Indicó que de acuerdo a la OIT, se tendrán pérdidas de empleo producto de la recesión que genera la pandemia y un mundo con dificultades del comercio multilateral y procesos de concentración económica. Se terminará el año con 160 países en recesión. Por ello, dijo, “es imprescindible y casi una obligación construir el vehículo para que nuestros países, a través de la diplomacia parlamentaria, encuentren el camino para fortalecer a la región en la salida de la pandemia”.

“Podremos mirar el mundo, a los demás continentes y otros bloques regionales, pero el primer lugar para definir el futuro de nuestros países es nuestra región; debemos construir y articular sinergias económicas, comerciales y culturales; es responsabilidad de todos los parlamentos de la región exigirle a los multilaterales de crédito que aumenten o dupliquen el acceso al capital de nuestros países”, añadió.

Diego Paulsen Kehr, presidente de la Cámara de Diputados de Chile, comentó que es necesario buscar la unidad a fin de ayudar a la población más vulnerable ante la pandemia que afecta a todo el mundo. “El rol de los congresos en tiempos de pandemia no es asunto simple”.

Explicó que su país ha generado una red de protección social dando un ingreso familiar de emergencia de 350 dólares por familia y un programa de respaldo laboral con una inversión de 17 mil millones de dólares para reactivar la economía.

Sostuvo que han respondido rápido a la pandemia desde el estado de catástrofe a base de ordenamiento jurídico, el principio de responsabilidad fiscal y manejo de finanzas públicas.

Ana María Mari Machado, vicepresidenta de la Asamblea Nacional del Poder Popular de Cuba, resaltó que el enfrentamiento a la pandemia enseña que la solidaridad y cooperación internacional son vitales en estos momentos, porque los peores efectos los sufren las personas más vulnerables.

Mencionó que para su nación el desafío es muy grande debido a que antes de la emergencia sanitaria enfrentaban un bloqueo de los Estados Unidos, lo que dificulta la entrada de medicamentos, equipos y tecnologías relacionadas con el tratamiento y diagnóstico del COVID-19.

Señaló que trazaron planes específicos, incluso desde que se conoció de la existencia del virus. Cada día se analizan por el presidente y expertos de Cuba, a fin de enfrentar y minimizar los efectos negativos.

Joseph Isaac, presidente de la Cámara de la Asamblea de Dominica, expresó que el desafío se tiene que pensar y tratar en el contexto de una “guerra global” y esa es la manera de manejar al Covid-19 en su gobierno.

Dijo que todos los parlamentarios tienen voluntad política para hacer unidad ante la emergencia sanitaria. Destacó que durante los últimos 15 días no se han presentado casos nuevos de contagios del virus en su nación.

El parlamento está decidiendo en unidad lo que se necesita hacer. El poder ejecutivo empezó a abordar el problema a nivel país y estableció como prioridad salvar vidas y garantizar los derechos. “Todos los que entraban a Dominica tenían que permanecer, obligatoriamente en cuarentena”.

Luis Antonio Teixeira, de la Cámara de Diputados de Brasil, resaltó que con su presupuesto de guerra van a ejecutar “todo lo que sea necesario en este momento de la pandemia para que no nos afecte en el futuro”.

Se tuvieron que adoptar otras medidas legislativas y “estamos auxiliando de manera emergente a las personas más vulnerables”. Subrayó que si las empresas suspenden los contratos se les dará a los empleados un seguro de desempleo de 90 días.

Estimó necesario crear industrias y empresas de base “para que ya no dependamos de otros países, de otros continentes, principalmente en lo que se trata de salud”.

Patricio Donoso Chiriboga, vicepresidente de la Asamblea Nacional de Ecuador, señaló que en su país se han aprobado dos proyectos de ley que intentan salvar vidas dándole recursos al sector salud, a los hospitales, preservar empleos, y que la economía se mantenga encendida.

Resaltó la prioridad de salvar empleos, evitar que las empresas quiebren y que puedan seguir pagando a sus trabajadores. Estimó que si se quieren salvar vidas hay que destinar los pocos recursos al tema sanitario.

A fin de preservar empleos, es necesario lograr créditos y destinarlos a las empresas; “si se quiere salvar la economía no apaguemos los motores de la promoción”. También, agregó, se deben generar topes máximos de deuda externa, no más allá del 40 por ciento del PIB.

El presidente de la Cámara de Diputados de Uruguay, Martin Lema, explicó que la opción de una cuarentena absoluta fue negada de forma tajante desde el Poder Ejecutivo, pero se optó por una estrategia de concientización hacia hábitos convenientes, sin imposición. “Como gobierno no podíamos limitar a un uruguayo que salía en busca de recursos para alimentar a su familia”.

Sin embargo, subrayó que dentro de la emergencia sanitaria se exhortó a la permanencia en los hogares, especialmente a quienes están en riesgo, como personas mayores de 60 años, diabéticos y quien tuviera probabilidades de contagiarse, para lo cual fue clave la comunicación. “No queríamos la imposición sino el uso responsable de la libertad individual para arrojar buenos resultados”

Precisó que luego de la suspensión de clases y las medidas para evitar situaciones de contagio, consideraron que el monitoreo del Covid-19 permite retomar las actividades ordinarias. “Estamos de forma gradual volviendo a las escuelas; en las rurales el regreso es de forma voluntaria y ahora estamos programando la incorporación en escuelas en medios urbanos”.

Mediante un video, Manuel Arturo Merino de Lama, presidente del Congreso de la República del Perú, dijo que es momento de afrontar juntos esta pandemia que golpea a nivel mundial, porque es un papel que toca desarrollar en la historia de cada uno de los países. “La lucha contra el Covid-19 es de todos; no basta con llorar a las víctimas.

“Desde el Congreso del Perú hemos decidido trabajar de la mano con el Ejecutivo brindando el apoyo necesario para que las leyes que puedan proteger a nuestros conciudadanos se den de manera rápida, y que los compatriotas que arriesgan su vida en la primera línea no estén desprotegidos”.

Informó que han realizado desde el parlamento distintas acciones en favor de las personas más necesitadas; no basta con sumar las frías cifras de una estadística que parece no tener fin, por lo que es importante tomar decisiones que aporten una solución.

Julio Enrique Mineur De Witte, vicepresidente segundo de la Cámara de Diputados de Paraguay, consideró que esta crisis también afecta áreas como la de seguridad y defensa. Además, muestra lo que como gobierno se ha hecho bien, lo que se hizo mal y lo que se dejó de hacer.

Indicó que esta situación llama a una reflexión de los distintos congresos con el propósito de que se atienda el sistema sanitario, su cobertura, “la capacidad de hacer pruebas y la trazabilidad, además de plantear medidas económicas para solventar la actividad de las empresas de distintos tamaños”.

Precisó que en su país se aplica un programa social de asistencia directa a las familias, además de que se establecieron mecanismos para preservar el empleo de los paraguayos.