COMPARTIR

216 total views, 2 views today

Verónica Juárez Piña, líder parlamentaria del PRD en San Lázaro, afirmó que la rifa del avión presidencial TP-01 es un engaño y un capricho del presidente que le seguirá costando miles de millones de pesos al erario público.

“Es un capricho que ha costado mucho a todas y todos los mexicanos, dijo Juárez Piña, quien recordó que al cierre del 2019 el gobierno mexicano gastó mil 833 millones de pesos en el pago de deuda más intereses del avión presidencial”, precisó.

“Tan sólo por el mantenimiento y la renta del hangar en California, Estados Unidos; a donde se trasladó el avión para supuestamente venderlo, el gobierno mexicano pagó 30 millones de pesos”, precisó.

“Por la incapacidad del Gobierno Federal para vender el avión, como prometió, el gobierno mexicano todavía tiene que cubrir además un remanente de deuda de más de dos mil 700 millones de pesos, que se tendrá que pagar hasta 2027”, explicó la Diputada Federal por Jalisco.

“La rifa del avión presidencial constituye una simulación más del presidente que involucra el desvío de recursos públicos que debe ser investigado. A pesar de la rifa, el avión seguirá consumiendo recursos públicos porque se seguirá pagando y, en vez de utilizarlo de forma austera, el presidente insiste en pagar boletos de avión comercial, derrochando más dinero únicamente por capricho”, argumentó la Coordinadora perredista.

“No nos engañemos, la economía se encontraba en crisis desde antes de la pandemia, sin embargo, ante la falta de capacidad para gobernar y las múltiples fallas que ha generado la gestión de la crisis sanitaria, evidenciada por el lamentable número de fallecimientos, la crisis económica y la de seguridad se agudizaron, por lo que el presidente pretende desviar la atención de la opinión pública con espectáculos mediáticos, como esta rifa o la consulta sobre el juicio a los expresidentes”, señaló.

“Exigimos respuestas contundentes ante el sufrimiento sanitario y económico de las y los mexicanos, que se tomen medidas para generar bienestar y garantizar nuestros derechos, y que se priorice a la población por encima de los mega proyectos”, concluyó.