COMPARTIR

44 total views, 4 views today

Azerbaiyán acusó a Armenia este sábado de atacar a su segunda ciudad más grande con un misil balístico que mató al menos a 13 civiles y causó heridas a otros 50 en una nueva escalada de su conflicto en torno a Nagorno Karabaj.

El ministerio de Defensa armenio negó haber lanzado el misil, pero las autoridades separatistas en Nagorno-Karabaj emitieron un comunicado con una lista de instalaciones militares «legítimas» en la ciudad de Ganja, aunque no reclamaron la responsabilidad del ataque.

Funcionarios azeríes dijeron que el misil Scud de fabricación soviética destruyó o dañó unos 20 edificios residenciales en Ganja durante la noche, y los trabajadores de emergencias removieron escombros durante horas en busca de víctimas y sobrevivientes.

Los misiles Scud, que se remontan a los años 1960, llevan una gran carga explosiva, pero se los conoce por su falta de precisión.

En un discurso televisado a la nación, el presidente azerí Ilham Aliyev denunció el ataque como crimen de guerra y advirtió al gobierno armenio que deberá responder por ello.

«Azerbaiyán dará su respuesta y lo hará exclusivamente en el campo de batalla», dijo Aliyev.

Aunque las autoridades de ambos países niegan atacar a civiles, las zonas residenciales han sufrido ataques reiterados en medio de las hostilidades que se libran desde hace tres semanas pese a los intentos de Rusia de negociar un cese de fuego.

Stepanakert, la capital regional de Nagorno-Karabaj, sufrió un ataque intenso con obuses durante la noche en el que tres civiles sufrieron heridas, de acuerdo con las autoridades separatistas.

Nagorno-Karabaj se encuentra en Azerbaiyán, pero bajo el control de fuerzas étnicas armenias con apoyo de ese país desde el fin de una guerra allí en 1994. Las hostilidades más recientes comenzaron el 27 de septiembre, con artillería pesada, cohetes y drones, cientos de muertos y la mayor escalada entre los dos vecinos del sur del Cáucaso en más de un cuarto de siglo.

Aliyev anunció el sábado que las fuerzas azeríes tomaron la ciudad de Fizuli y siete aldeas a su alrededor, lo que le otorga una «ventaja estratégica».

Rusia, que tiene un pacto de seguridad con Armenia pero a la vez cultiva estrechos lazos con Azerbaiyán, recibió a diplomáticos de los dos países en 10 horas de conversaciones que finalizaron con el acuerdo de cese de fuego el sábado. Pero el acuerdo se desgastó inmediatamente y ambos países se acusaron mutuamente de violarlo.

FUENTE: WWW.INFORMADOR.MX, LINEA POLITICA, 17/10/2020.