COMPARTIR

39 total views, 2 views today

  • La Cámara de Representantes de Estados Unidos aprobó este miércoles la apertura de un nuevo juicio político contra el presidente saliente, Donald Trump.

En esta ocasión el juicio es bajo la acusación de “incitación a la insurrección” tras el asalto de la semana pasada al Capitolio por parte de una turba de sus seguidores, que dejó cinco muertos.

La mayoría de la Cámara de Representantes votó a favor de convertir a Trump en el primer presidente de Estados Unidos en ser impugnado dos veces.

La votación salió adelante gracias a la mayoría demócrata, aunque se sumaron diez legisladores republicanos, quienes reconocieron que la actuación del mandatario respecto al asalto al Capitolio el pasado miércoles no estuvo a la altura de las exigencias del cargo de presidente.

El proceso iniciado en la Cámara Baja promete obligar al Senado -ahora en receso- a someter a Trump a un juicio político que se desarrollará cuando el presidente electo, el demócrata Joe Biden, ya esté en el poder, y que por tanto no tendrá como principal objetivo la destitución del mandatario, sino su posible inhabilitación para ejercer futuros cargos políticos.

Washington volvió hoy a mostrar imágenes impensables para la capital de Estados Unidos, como fueron las de los legisladores por los pasillos del Legislativo entre docenas de miembros de la Guardia Nacional tumbados descansando en los fríos suelos de mármol del Capitolio como parte del masivo dispositivo de seguridad.

EFE