COMPARTIR

40 total views, 2 views today

• La UNOPS no ha firmado los contratos para la compra de medicamentos que se tendrían que comenzar a entregar en el 2021

El calendario de licitación para surtir medicamentos en 2021 marcaba que desde diciembre pasado se debieron haber firmado los contratos, sin embargo, la Secretaría de Salud pospuso la fecha y, primero dijo que sería en enero, luego la cambió para febrero, lo cual llevará obligadamente a que las medicinas se surtirán en los hospitales públicos hasta después del segundo trimestre del año, refiró el diputado Éctor Jaime Ramírez Barba, secretario de la Comisión de Salud de la Cámara de Diputados.

Explicó que desde el inicio de este gobierno la característica ha sido la pésima planeación en las compras de medicamentos y otros insumos para la salud, teniendo como resultado un gran desabasto, agravado a lo largo del año pasado por la pandemia.

Fue así que, ante la incapacidad manifiesta y evidente desesperación, el Presidente de la República decidió que las compras del sector salud se realizaran de forma consolidada, a través de organismos internacionales.

Ramírez Barba recordó que muestra de esa desesperación, el 23 de mayo de 2019, el secretario de Salud firmó un acuerdo de colaboración con representantes de la Oficina de las Naciones Unidas de Servicios para Proyectos (UNOPS) en materia de abasto de medicamentos.

A partir de ese momento el gobierno federal le cedió irresponsablemente a ese organismo sin experiencia ni capacidad logística, la facultad de celebrar las licitaciones para comprar los medicamentos que se usan en el sistema de salud en el periodo de 2021 a 2024.

“El presidente pensaba que podría comprar más barato y seguir culpando a la industria nacional del desastre en el sistema de salud, pero solamente lo que provoca es traer más sufrimiento a los mexicanos porque este año viene un nuevo desabasto de medicamentos por la mala gestión federal”, precisó.

El también secretario de la Comisión de salud de la Cámara de Diputados indicó que tiene conocimiento del retraso en la licitación de medicamentos a cargo de la UNOPS, la cual debería estar formalizada para el 18 de este mes, pero se ha anunciado que se pospondrá nuevamente hasta febrero.

Todo lo anterior afectará el calendario de entrega a México, el cual estaba programado para mayo que ya de por sí era muy tarde, pero ahora, es probable que las medicinas no lleguen a lo largo del primer semestre del año y los hospitales públicos corren el grave riesgo de no contar con medicinas para atender a los enfermos.

Ramírez Barba aseguró que a la fecha, apenas se asignó el 25% de los contratos para las 267 “claves prioritarias” que tienen patente, pero no se han firmado para el resto, por lo tanto, tampoco se asegura la entrega para ningún medicamento. El 75% restante de las claves de medicamentos por licitar sigue pendiente y sin solución a la vista.

La situación es incierta porque las instituciones federales solo pudieron ampliar contratos de emergencia para el 30% de las claves que se adquirieron durante 2020, por lo que hay incertidumbre respecto a cómo se va a surtir el 70% restante de los medicamentos e insumos que se ocupan en el sistema de salud durante 2021.

Estamos en la antesala de una catástrofe de graves dimensiones para los enfermos que dependen de sus medicinas. A pesar de que, de acuerdo con declaraciones del Presidente, ya se hizo un pago de 966 millones de dólares.

El panista refirió que según el presidente López Obrador, la compra de medicamentos era una cosa escandalosa, sin embargo lo que ahora sorprende y es verdaderamente escandaloso, es que, a más de dos años de iniciado su gobierno, no se ha podido garantizar el abasto regular de medicamentos que tanto nos ha anunciado.

Hasta el año del 2018, había un abasto en las compras consolidadas de medicamentos del 98%. Ahora con este gobierno incompetente, las compras se realizan de manera improvisada, existe incertidumbre y la población es quien sufre, incluidos los niños con cáncer, los diabéticos, enfermos renales o los pacientes con VIH, a quienes se les están negando los medicamentos.

Por ejemplo, de medicamentos oncológicos, en 2020 se surtieron 46% menos que en 2019 y con un sobreprecio promedio de 25%, con las trágicas consecuencias que ya todos conocemos para los pacientes con cáncer.

“Demandamos al Ejecutivo Federal explicar los motivos del retraso en la compra consolidada de medicamentos e insumos para la salud, que realiza en conjunto con la UNOPS y explicar las acciones que tomará a fin de evitar un nuevo desabasto en el sector público”, sostuvo.

Los legisladores de Acción Nacional demandan al Presidente de la República, a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, a la Secretaría de Salud y el Instituto de Salud para el Bienestar, entregar un informe al Congreso de la Unión, especificando:

  1. ¿Cuántas claves de medicamentos e insumos para la salud ya fueron licitadas y cuántas se encuentran pendientes de licitar?
  2. ¿Cuándo llegarán los medicamentos e insumos a territorio nacional? Y ¿qué estrategia se seguirá para distribuirlos en todos los hospitales y unidades médicas del país?, considerando que el contrato de UNOPS con INSABI, solo incluye la entrega, pero no la distribución.
  3. Las razones del retraso generado en la UNOPS en el fallo de las licitaciones en curso.
  4. La lista de los medicamentos e insumos para la salud que no llegarán a México en los tiempos previstos. Y la estrategia que se seguirá para evitar un desabasto en el sector público.
  5. Los pagos que realizado el gobierno federal a la UNOPS y los pendientes de realizar en el presente ejercicio fiscal.

Además, solicitan a los Ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación resolver la acción de inconstitucionalidad promovida por Senadores de la República, con relación a la reforma del artículo 1 de la Ley de Adquisiciones, Arrendamientos y Servicios del Sector Público, publicada en el Diario Oficial de la Federación, el 11 de agosto de 2020, en la cual se autorizaron estas escandalosas e ineficientes compras internacionales.

«En el PAN hemos denunciado que en el marco de la pandemia se han detectado graves casos de corrupción en las adquisiciones del sector salud, como la compra de ventiladores al hijo de Manuel Bartlett y la adquisición de equipo médico que nunca llegó. Hoy 80% de los contratos se realiza por medio de adjudicación directa y con amplios márgenes para la corrupción, pero al presidente no le importa».

Las compras consolidadas internacionales generarán mayor opacidad. El nuevo esquema de compra con organismos internacionales impedirá que las licitaciones sean transparentes o que sean fiscalizadas por la Auditoría Superior de la Federación o el órgano interno de control, dijo.

«Nos urge reconstruir el sistema de contrataciones públicas que la 4T, por desconocimiento, incapacidad o para hacer negocios, destruyó en unos meses», apuntó.