COMPARTIR

 1,574 total views,  4 views today

Sergio RamΓ­rez Mercado, el escritor centroamericano, Premio Cervantes 2017, quien el pasado viernes presentΓ³ en la Feria Internacional del Libro de Guatemala su mΓ‘s reciente obra β€œTongolele no sabΓ­a bailar”, que narra la vida de un mercenario al servicio del actual gobierno β€”al que se le identifica por un mechΓ³n de cabello similar al de la popular bailarina y actriz Yolanda Montesβ€”, ha sido acusado por el gobierno del dictador de Nicaragua, Daniel Ortega, de β€œincitaciΓ³n al odio y la violencia, menoscabo de la integridad nacional”, y otros delitos graves.

El propio literato, la noche de este miΓ©rcoles, hizo pΓΊblico un manifiesto en el que indica que β€œLas ΓΊnicas armas que poseo son las palabras, y nunca me impondrΓ‘n el silencio”.

Sergio RamΓ­rez emitiΓ³ un comunicado en el que indica que por los mismos seΓ±alamientos β€œse encuentran presos en las mazmorras de la misma familia muchos nicaragΓΌenses dignos y valientes”.

En 1979, luego de la caΓ­da de Anastacio Somoza por parte de los sandinistas, formΓ³ parte de la Junta de Gobierno de ReconstrucciΓ³n Nacional y desempeΓ±Γ³ el cargo de vicepresidente en 1984.

PresidiΓ³ el Consejo Nacional de EducaciΓ³n y fundΓ³ la Editorial Nueva Nicaragua en 1981. En 1996 volviΓ³ a sus actividades literarias y abandonΓ³ la actividad polΓ­tica formal.

Ante las acusaciones de Daniel Ortega, seΓ±alΓ³ que β€œlas dictaduras carecen de imaginaciΓ³n y repiten sus mentiras, su saΓ±a, su odio, y sus caprichos. Son los mismos delirios, el mismo empecinamiento ciego por el poder, y la misma mediocridad de quienes teniendo en su puΓ±o los instrumentos represivos, y habiΓ©ndose despojado de todos los escrΓΊpulos, creen tambiΓ©n que son dueΓ±os de la dignidad, de la conciencia y la libertad de los demΓ‘s”.

A continuaciΓ³n el texto de referencia del connotado escritor.

π——π—˜π—–π—Ÿπ—”π—₯π—”π—–π—œπ—’Μπ—‘ π——π—˜ π—¦π—˜π—₯π—šπ—œπ—’ π—₯π—”π— π—œΜπ—₯π—˜π—­

β€œLa dictadura de la familia Ortega me ha acusado a travΓ©s de su propia fiscalΓ­a, y ante sus propios jueces, de los mismos delitos de incitaciΓ³n al odio y la violencia, menoscabo de la integridad nacional, y otros que no he tenido tiempo de leer, acusaciones por las que se encuentran presos en las mazmorras de la misma familia muchos nicaragΓΌenses dignos y valientes.

Β«No es la primera vez que ocurre en mi vida. En el aΓ±o de 1977 la familia Somoza me acusΓ³ por medio de su propia fiscalΓ­a, y ante sus propios jueces, de delitos parecidos a los de ahora: terrorismo, asociaciΓ³n ilΓ­cita para delinquir, y atentar contra el orden y la paz, cuando yo luchaba contra esa dictadura igual que lucho ahora contra esta otra.

Β«Las dictaduras carecen de imaginaciΓ³n y repiten sus mentiras, su saΓ±a, su odio, y sus caprichos. Son los mismos delirios, el mismo empecinamiento ciego por el poder, y la misma mediocridad de quienes teniendo en su puΓ±o los instrumentos represivos, y habiΓ©ndose despojado de todos los escrΓΊpulos, creen tambiΓ©n que son dueΓ±os de la dignidad, de la conciencia y la libertad de los demΓ‘s.

Β«Como anuncian que van a allanar mi casa, lo que van a hallar es una casa llena de libros. Los libros de un escritor. Los libros de toda mi vida.

Β«Soy un escritor comprometido con la democracia y con la libertad, y no cejarΓ© en este empeΓ±o desde donde me encuentre. Mi obra literaria de aΓ±os es la obra de un hombre libre.

Β«Las ΓΊnicas armas que poseo son las palabras, y nunca me impondrΓ‘n el silencioΒ».