COMPARTIR

 80 total views,  2 views today

México está presentando signos de que la recuperación, el rebote, de nuestra economía después de la caída del 8.3 por ciento en el 2020, ya ha llegado a su límite y ahora corresponde al gobierno federal aplicar las políticas públicas que permitan no solo mantener a flote la economía del país, sino mantenerla en un nivel de estabilidad.

Hemos insistido en varias ocasiones, que Andrés Manuel López Obrador, como titular el Ejecutivo y su equipo. debe establecer esas políticas públicas orientadas a crear riqueza, que permita fortalecer no solo a los sectores productivos, sino la creación real de empleos, y no solo la recuperación de ellos, además de otorgar salarios mejor remunerados para entonces si hablar de una recuperación económica de México.

Si tomamos en cuenta la cifras que en los últimos meses se han otorgado a través del por el INEGI y los otros institutos aplicados a medir la economía mexicana observaremos, que el proceso de recuperación económica, ha sido por lo menos a través de dos fenómenos interrelacionados: la apertura de los sectores productivos, después del confinamiento obligado por la pandemia del Covid-19, y por la reactivación y recuperación de la demanda.

Pero ahora, a año y medio de la aparición de la pandemia, hay señales para ser tomadas en cuenta y con ello evaluar si ya se ha agotado el empuje ligado a la reapertura en México.

Si revisamos estas cifras y durante la segunda parte del 2020, nuestra economía nacional obtuvo crecimiento de una tasa promedio del 8 por ciento, trimestral, datos que hizo pensar a muchos que México se encaminaba hacia un mayor crecimiento, sin embargo, durante la primera mitad de este año, los números de crecimiento en promedio fue de 1.3 por ciento.

Esto coloca al país nuevamente en una desaceleración hacia un ritmo cercano a 0.5 por ciento de crecimiento trimestral en lo que resta del año.

Pero esto no debe ser alarmante, mejor debe el Ejecutivo ocuparse, junto con el poder Legislativo, de establecer un presupuesto de egresos con la capacidad de reactivar el crecimiento económico.

Esto permitiría mantener la sinergia de crecimiento provocada por la economía de Estados Unidos y poder cerrar un año cercano al 6 por ciento en crecimiento económico, pero establecer las bases para obtener por lo menos la mitad de crecimiento en el 2022, y con ello estabilizar un poco la economía que aún no se pude recuperar del todo de las consecuencias causadas por la pandemia del Covid-19.

Entonces deberemos esperar que, en la discusión del Paquete Económico, los resultados sean encaminados a proteger y fortalecer a los sectores productivos para crear la riqueza que luego pueda distribuirse a favor de los grupos vulnerables y no sea al revés, es decir, aplicar más recursos a estos programas sociales, que resultan ser con intereses electoreros, y que no ayudan en nada a superar la pobreza en la que hemos caído millones de mexicanos