COMPARTIR

 76 total views,  2 views today

Lamentable que los principales actores que encabezaron las marchas del 13 y 27 de noviembre no se reconozcan porque ambas tuvieron una participación importante, y al politizarlas están polarizando a la población, comentó Luis Carlos Ugalde Ramírez, ex titular del Instituto Nacional Electoral (INE).

En entrevista, advirtió que al no aceptarse las dos marchas son autodestructivas, y al final no contribuye a una cultura democrática.

El también director de Integralia, insistió que ambas manifestaciones fueron inéditas; una porque sacó de su confort a varios sectores de la población, y la del presidente porque se vio el arrastre que tiene entre parte de la ciudadanía

Acompañamiento que puso contento al tabasqueño, pero que ocasionó que este divagara, al tiempo que advirtió el riesgo de veneración a la figura presidencial.

“Es impresionante las fotos que se vieron, la veneración cuasi religiosa al líder, esa entrega religiosa a una persona, no me parece saludable para el país, es impresionante la veneración al líder ahora la reacción de él es preocupante, estaba extasiado de felicidad, en una suerte de desapego de la realidad, y contento porque según él la transformación es un hecho en México…

“Se está desapegando de la realidad, es un presidente terrenal. Y está en un ámbito divino e histórico, y que no habíamos visto en muchas décadas y que puede llevar a muchos accidentes en la conducción del país, necesitamos un presidente con los pies en la tierra, civil, un presidente que tome decisiones; y lo prefiero contento que enojado y haciendo cosas terribles”, señaló.

Y frente a esa idolatría, se hace necesario que su sucesor o sucesora se desprenda de él, “es un presidente con tanto arrastre, que dirá que tiene que vigilar que su obra no se traicione entonces deberá diluirse su figura porque entonces no hay forma que el siguiente gobierno pueda funcionar”.

Ugalde Ramírez, destacó que populismo conduce a la destrucción institucional porque se basa en la duración de las personas.

Sobre la Reforma Electoral que impulsa el presidente López Obrador, dijo que para él es una propuesta propagandística, y la usa para fortalecer su narrativa, más no para realmente cambiar el INE.

«Para que el presidente AMLO pueda seguir en su campaña sistemática de atacar a las instituciones autónomas del país», indicó.

En caso, de que se apruebe en algo las modificaciones en Cámara de Diputados, en el Senado las cosas pueden cambiar.

“Hay que tomar en cuenta el ‘factor Monreal’: «Ricardo Monreal ya tiene su acta de divorcio con Morena. Podría hacer que el Senado rechace la Reforma Electoral para congraciarse con la oposición, puede aprovechar para volverse el Héroe de la oposición”.

Entonces, apuntó “en el Senado puede quedarse detenida e incluso rechazada”.