COMPARTIR

 16 total views,  2 views today

El código de vestimenta impuesto a las mujeres, en Irán instaurado por la República islámica, generó una oleada de protestas en varias ciudades de Irán, como Teherán y Kirdistán.

El descontento se generó por la detención y asesinato de la joven Mahsa Amini, de 22 años, quien fue aprehendida la semana pasada por la La Gasht e Ershad (patrulla de la moral) por no utilizar el velo.

Sin embargo, la represión contra la joven la dejó en coma y tres días después generó su muerte.

De acuerdo con las autoridades iraníes, la joven falleció por causas naturales, pero según informaciones difundidas por activistas y la Oficina del Alto Comisionado de Derechos Humanos fue golpeada violentamente en la cabeza y contra un vehículo de la policía, lo que desató una oleada de protestas.

Diversos sectores de la sociedad, principalmente jóvenes y mujeres, salieron a las calles para exigir justicia y frenar la operación de la Patrulla de la moral, a quien acusan de constantes abusos.

Sin embargo, las protestas se salieron de control y hubo enfrentamientos, que hasta el cierre de esta edición, dejaron tres muertos.

Al respecto, el gobernador del Kurdistán Ismail Zarei Koosha habló de tres muertes «sospechosas» durante las manifestaciones, y de «complot fomentado por el enemigo», al asegurar que una de las víctimas murió por un tipo de arma distinto al usado por las fuerzas de seguridad iraníes, según Fars

Ante la cólera provocada por la muerte de la joven, el representante del Guía supremo, Ali Jamenei en el Kurdistán, se reunió con la familia de Masha Amini, a quien le expresó que el el ayatolá Jamenei estaba «apenado» por esta muerte y que se tomarán medidas.

Condena internacional

La Alta Comisionada Interina de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Nada Al Nashif, expresó «su preocupación por la muerte de Mahsa Amini durante su detención y por la violenta reacción de las fuerzas de seguridad iraníes ante las manifestaciones que siguieron».

«La trágica muerte de Mahsa Amini y las denuncias de tortura y malos tratos deben ser investigadas de manera rápida, imparcial y eficaz (…)» agregó Al Nashif

Incluso, el secretario de Estado norteamericano, Antony Blinken, llamó «al gobierno iraní a poner fin a su sistemática persecución de mujeres y a permitir protestas pacíficas».

Policía de la moral

La vigilancia de que se cumplen estas normas le corresponde a una unidad especial de policía, conocida como «policía de la moral», que tiene el poder de arrestar a las mujeres que no respeten el código vestimentario, aunque normalmente son puestas en libertad con una advertencia.

El velo es obligatorio en público en Irán desde la revolución islámica de 1979, que puso fin al régimen del Sah.

Texto: PERIÓDICO 24 HORAS