COMPARTIR

 236 total views,  2 views today

Tal como se esperaba, no hubo ninguna novedad en el Tercer Informe de Gobierno de Andrés Manuel López Obrador donde presumió sus logros económicos, pero evitó hablar del crecimiento económico del país.

Destacó algunos de estos logros a los que califico de récords como son los incrementos en las remesas que se ha recibido en el país, el crecimiento de la Inversión extranjera Directa, un alza en el Índice Precios y cotizaciones de la Bolsa Mexicana de Valores (BMV), el fortalecimiento del peso entre otras.

De hecho, se dio la oportunidad de nuevamente hostigar a la gente que no piensa igual que él y expresó “Está como para presumirlo a los cuatro vientos, dijo, para decirles a los tecnócratas liberales: tengan para que aprendan”.

Lo que no entiende López Obrador, y hasta el momento no hay quien, en su equipo, se atreva a señalar que hay algunos de estos resultados que no son para presumir como el incremento de las remesas que solo significa que en México no ha existido la capacidad de crear riqueza, fortalecer a los sectores productivos, para evitar que muchos mexicanos tengan que salir del país, para encontrar el empleo con ingresos suficientes para mantener a su familia.

Respecto al Índice de la BMV, tampoco se algo que el titular del ejecutivo propicie de manera directa, aunque si indirectamente, pero no entiende que la mayoría de los participantes en la BMV es capital que se establece en tiempos determinados y no a largo plazo, y en estos momentos de crisis, muchos de los inversionistas buscan establecer sus capitales en la compra de acciones de empresas que reducen sus cotizaciones y ofrecen mayor plusvalía, es decir compran barato para sacar más ganancias, pero no generan más empleos.

Sobre el nivel en el mercado cmabiari0o, el peso se ha fortalecido por la enorme liquidez existente de dólares, como consecuencia de los programas de apoyo económico establecido por el gobierno de Joe Biden y apoyado por la Reserva Federal (FED), del país vecino para otorgar recursos a la población del país.

De tal manera que para soportar esta norme inundación de dólares, necesariamente tendrá que depreciarse esta moneda, el dólar, ante otras divisas, para poder seguir realizando transacciones comerciales.

López Obrador no entiende que la media de la FED y el gobierno de Joe Biden se hicieron para fortalecer a las empresas de esa nación para soportar los meses difíciles de la pandemia del covid y que a su vez los trabajadores siguieran recibiendo un sueldo, esto a pesar del cierre de empresas. Medidas neoliberales y tecnócratas que no se aplicaron en México y han dado como resultado el incremento de la pobreza, del comercio informal y una enorme cantidad de personas desempleadas.

Estas medidas neo liberales, han permitido la recuperación rápida de la economía de Estados Unidos, que afortunadamente jala a la economía mexicana, por lo que el crecimiento que ha tenido la economía mexicana es derivado principalmente de estas medidas y no por alguna política pública del gobierno de López Obrador.

También presumió el nivel alto de reservas internacionales del Banco de México, quizá para justificar que su gobierno pueda hacer uso de estos recursos para pagar deuda o aplicarlos en sus proyectos como el Tren Maya, que cada día presenta un rechazo por la gente de la península de Yucatán, la refinería Dos Bocas, que no ha mostrado una viabilidad correcta y concluir el Aeropuerto Felipe Ángeles que administra el Ejercito mexicano.

Sobre el salario mínimo, López Obrador manifestó que en esta primera mitad del sexenio se ha incrementado este “como nunca antes”, pero se le olvido señalar que con la crisis económica y la presión inflacionaria este incremento ha sido pulverizado y así lo demuestra el incremento de pobreza en niveles des 3.7 por ciento en la población.

Resalto también un ahorro en los gastos de su gobierno por encima del billón de pesos, pero no informó donde se han aplicado estos recursos, porque el sistema de salud sigue en crisis, la infraestructura carretera presenta mayores baches y seguimos importando alimentos ante la falta de inversión pública.

En fin, lo que presumió López Obrador, no ha sido causa directa de sus decisiones, porque hasta su política de austeridad y ahorro, y el no intentar endeudar más al país, han fallado, de acuerdo a las cifras oficiales de la misma Secretaría de Hacienda y Crédito Público.

Entonces no se vale tratar de engañar a la gente con el objetivo de mantener su popularidad a cambio de mayor pobreza, menores fuentes de empleo una crisis sanitaria que no ha encontrado una solución en nuestro país.