COMPARTIR

 78 total views,  2 views today

• Luis Mendoza llama a conducirse con respeto hacia los entes que dan fortaleza al sistema político del país.

• “La lucha por un país de oportunidades se hace con ideas que puedan tener alcance en la agenda pública”

La oposición en San Lázaro se manifestó este martes en contra de emprender una ola de presión y descalificaciones hacia el INE y el Tribunal Electoral, organismos autónomos que defienden y velan por la democracia del país.

Tras suscitarse varios conatos de intimidación por parte de MORENA y sus candidatos, el legislador del GPPAN, Luis Mendoza llamó a los consejeros y magistrados de dichas instancias a sostener su garantía de legalidad y no permitir acosos.

“Las y los diputados de Acción Nacinal confiamos, respetamos y defendemos a las instituciones que dan vida a un sistema de política renovador en México, pero repudiamos los intentos de sobresaltar a la Constitución por necedades personales de militantes del partido en el poder”.

Luis Mendoza apuntó que la Carta Magna es muy clara en reconocer que todo ciudadano tiene la oportunidad de brindar un servicio social al país por medio del sistema democrático actual, pero no con amagos ni reproches que incitan a la violencia colectiva.

En este sentido, llamó a los partidos políticos a conducirse con respeto hacia los entes que dan fortaleza al sistema político del país, con el único objeto de ampliar la gama de alternativas que les den a los mexicanos mayor confianza para robustecer al Estado de Derecho.

Ante casos muy particulares, como el de Guerrero, el panista comentó que no se trata de doblegar a las instituciones, sino de apegarse a los criterios que rigen a la autoridad que da certeza, como lo hace el PAN y otros partidos de oposición.

“La lucha por un país de oportunidades se hace con ideas fuertes que puedan tener alcance en la agenda pública, la 4T ya tuvo casi tres años para hacerlo y canjeó esa prioridad por la descalificación y los insultos”.

Actitudes que, dijo Luis Mendoza, diputado, fracturan la cotidianidad de México en su intento de prosperar y estar a la altura de otras naciones de primer mundo, en donde se respetan los derechos humanos, hay economías sólidas y se generan contrapesos ideales para robustecer al Estado.