COMPARTIR

 108 total views,  10 views today

De la O se promete mantener austeridad republicana en el país

Diputados federales, ratifican a Rogelio Ramírez de la O como secretario de Hacienda y Crédito Público, luego de comparecer sobre las políticas monetarias del país y reiterar que mantendrá los mandatos del presidente Andrés Manuel López Obrador de políticas de austeridad republicana.

El secretario de Hacienda Rogelio Ramírez de la O, afirmó que la dependencia a su cargo, continuará con un manejo fiscal sano que contribuya a mantener controlada la deuda pública como proporción del PIB, y una estabilidad y finanzas públicas equilibradas.

Tras comparecer ante diputados de la Comisión de Hacienda, Ramírez de la O, señaló que esta política del gobierno Federal, implica que las instituciones que consolidan sus balances en el sector que está bajo control presupuestal, también deberán cumplir con los balances fiscales que sean compatibles con el balance agregado del sector público, que es aprobado por esta Cámara de Diputados.

Advirtió que la Secretaría de Hacienda tiene un papel importante en la articulación del proyecto económico de este gobierno que es la política de austeridad y la eliminación de los gastos superfluos que en el gobierno han hecho más eficiente y focalizado el gasto público en inversión pública y en el gasto social que está dirigido a proteger a la ciudadanía con menores recursos.

Aseguró, que a pesar de la pandemia, la economía mexicana tiene una posición fiscal sólida, finanzas públicas equilibradas y un panorama de recuperación impulsado por la aplicación de vacunas anticovid.

Resaltó que en esta administración aumentó el salario mínimo en más de 30% acumulado, los precios de los combustibles no han aumentado en términos reales a partir de su base de 2018 más allá de la inflación, y en 2020 se aprobó y comenzó a implementar una reforma al sistema de las Afores para garantizar un retiro digno para los mexicanos.

Reconoció que durante la pandemia del COVID-19 en México el PIB se contrajo 8.3% en 2020, de acuerdo con el INEGI y dijo que el gobierno de México se enfocó a hacer uso eficiente de los recursos públicos, para poder absorber el costo de la pandemia en el sistema de salud, utilizar más endeudamiento o incrementar los impuestos por encima de lo que había aprobado el Congreso.

Aseguró que el camino del progreso económico se cimentará en la soberanía económica, es decir, incentivar la competitividad económica en el mercado interno, con un piso parejo para todos, y buscando el fortalecimiento de una economía soberana y autosustentable.

El secretario señaló cuatro acciones principales que son prioridad para la Secretaría, la primera, contribuiré a la inserción laboral de la población en las actividades económicas con trabajos que les brinden seguridad, desde los negocios más pequeños hasta las unidades económicas de gran escala.

Segundo, y también desde nuestro ámbito y en colaboración con otras Secretarías, impulsar las prácticas comerciales a través de igualdad de oportunidades, mayor competencia y productividad, que lleven a una menor dependencia de mercados externos y mayor consumo local.

Tercero, apoyar todas las acciones del Ejecutivo conducentes a lograr precios equilibrados en toda la cadena productiva, consistente con la competitividad de la economía.

Cuatro, coadyuvar a mejorar las condiciones de los negocios, simplificando los trámites y los costos para apertura y operación. Se trabajará con los sectores productivos para identificar los procesos que se pueden simplificar, procurando reducir los costos administrativos y regulatorios para quienes inicien y operaren negocios, así como la simplificación de los procesos actuales que dañan la competitividad.

Habrá ajustes en el marco tributario del país, que es necesario para simplificar y facilitar el pago de impuestos y seguir combatiendo la evasión.

Advirtió que el Presidente está firme en su postura de no aumentar las tasas de impuestos ni de crear nuevos impuestos. “Estamos convencidos que tenemos margen para dar esta certidumbre y al mismo tiempo acomodar las necesidades de gasto, siempre con un criterio de austeridad”.