COMPARTIR

 68 total views,  8 views today

Inversiones disfrazadas de gasto o registrando pérdidas por créditos incobrables, es como empresas del sector financiero y minero han realizado evasiones millonarias en México. De acuerdo con dos estudios de la Universidad Autónoma de Chapingo y de la Universidad de Coahuila presentados por el Servicio de Administración Tributaria (SAT), entre 2015 y 2019 estas empresas habrían evadido impuestos por poco más de 62.957 millones de pesos (poco más de 3.123 millones de dólares).

“La Universidad de Chapingo analizó las deducciones presentadas por las instituciones de banca múltiple al SAT y las reportadas ante la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), evaluando la eficiencia en el cobro de créditos, estimando una posible evasión del sector a partir de las deducciones por pérdidas de créditos incobrables”, explicó el SAT en un comunicado. Jose Luis Gallegos Barraza, presidente de la Comisión Fiscal del Instituto Mexicano de Contadores Públicos (IMCP) indica en entrevista que la interpretación de estos movimientos puede ser variada dependiendo de quién lo evalúe. “Hablando de interpretación de normas fiscales, son muy sujetas a interpretación porque no son suficientemente claras, porque para el fisco puede estar todo mal, mientras que para las empresas sus cuentas están bien, sin una elusión de impuestos”, detalla.

Un total de 46 bancos del sector de consumo y banca de desarrollo fueron analizados, aunque el estudio no determina la cantidad de dinero ni el nombre de cada uno de los bancos que pudo haber evadido al fisco en esos años. El reporte de la Universidad de Chapingo indica que las instituciones bancarias presentan un sobrereporte de pérdidas, ya que existen cantidades que no están registradas ante la CNBV.

“La estimación indica que el SAT dejó de recaudar, por este concepto, al menos 3.407 millones de pesos durante el periodo”, detalla. Sin embargo, hay que considerar que esta cifra puede ser mucho mayor, ya que las instituciones tienden a registrar sus deducciones bajo el concepto de ‘otras deducciones autorizadas’, de acuerdo con la universidad. “Se encontró que este campo representó entre el 47% el 99% del total de las deducciones, lo que impide saber con exactitud lo que cada banco está deduciendo”, indica el documento.

La evasión millonaria de impuestos hecha por los bancos puede ir de los 20,901 millones de pesos hasta los 43.823 millones de pesos, el cual depende del monto declarado por las instituciones financieras en cuestión de quitas, “un perdón de deuda”, refiere el contador Gallegos, y castigos (la cancelación de un crédito cuando ya se da por perdida la posibilidad de cobrarlo).

En el sector de minería las cosas tampoco pintan bien, sobre todo porque se trata de menos empresas involucradas en evasión fiscal. El análisis de la Universidad de Coahuila detalla que de un total de 26 empresas del sector minero (que excluye a Pemex) el monto de evasión potencial estimado en el periodo de estudio 2016-2019 para este conjunto de contribuyentes, asciende a 19.134 millones de pesos. Estas 26 empresas mineras representan el 32% de la recaudación hecha a los grandes contribuyentes de México.

Para el SAT, no hay robo pequeño. Mientras que el análisis indica que el monto de evasión estimado puede parecer menor, si se contrasta esta cantidad con el total de la recaudación del sector minero (excluyendo extracción de petróleo y gas) se tiene que la proporción del monto estimado de evasión de 26 contribuyentes, representa el 89,6% de los ingresos del sector en el mismo periodo, “Dicho monto asciende a 11.984 millones de pesos, lo que representa una tributación de solo 38,5% respecto del monto potencial que se estima debió causar este grupo de contribuyentes” indica el análisis.

Para el contador Gallegos, “resulta curioso que el SAT tome como base un estudio de universidades para determinar evasiones”, indica. “Como autoridad fiscal, con el cúmulo de información vastísimo que tiene, no debería de requerir de un tercero para este tipo de análisis, sino de ejercer las facultades que tiene”, concluye.

Texto; PERIÓDICO EL PAÍS