COMPARTIR

 224 total views,  2 views today

Barrera

Sin duda, la forma en la cual se hace política en este sexenio, dista mucho de las promesas que realizo a lo largo de su campaña política, la cual por lo menos es de 18 años, López Obrador.

Durante todo ese tiempo tenía todas las soluciones a los problemas que aquejaban y aquejan al país, y hoy en día, no ha existido una de ellas que haya funcionado.

La pretendida transformación, llamada 4T, no se ha logrado porque a final de cuentas seguimos cayendo en el mismo lugar, donde los problemas siguen siendo los mismos y estos han ido incrementándose.

Cada día, en distintos sectores de la sociedad y entidades federativas existe un malestar sea porque la inseguridad sigue prevaleciendo o las decisiones en el área económica no son tan favorables para reactivar la economía que permita alcanzar los crecimientos propuestos y esperados.

Lo que respecta a la inseguridad, es un tema que la gente señala como el más preocupante, mucha gente no se siente segura en el lugar que habita, a lo largo y ancho del país, pero señalan también que la impunidad sigue siendo un factor que prevalece al momento de aplicar la ley.

Esto se acentúa aún más cuando se ven casos como el del estado de Morelos, donde el gobernador Cuauhtémoc Blanco, quien antes de ser gobernador era un personaje público con fama, y por supuesto a cada lugar donde va las fotografías son indispensables en las peticiones que se le hacen, si a esto se le suma la falta de un equipo de asesores que le aconsejen y conduzca en la forma en la cual debe o no aceptar las fotografías, dejan resultados que termina siendo dudosos.

Pero también el señalar que se respeta el federalismo y la autonomía de las fiscalías, en Morelos y otros estados se ha dejado crecer la violencia criminal y la inseguridad pública que, hace ya casi un cuarto de siglo, vulnera a los ciudadanos en su derecho de vida, integridad y el transito libre en horas altas de la noche.

Pero en otros estados, el problema es que se ha dejado crecer esta inseguridad y se deja a la fiscalía local el trabajo de aplicar la ley lo que termina casi siempre en impunidad, porque no existen los elementos suficientes para poder iniciar un proceso judicial.

Lamentablemente la asociación entre política y grupos de dudoso proceder, se están instalando a lo largo del país, lo que significa que si no se aplica la ley como debe ser, el fenómeno nos llevara nuevamente a estados donde la ciudadanía podría tener dos caminos, confinarse para evitar un daño o levantarse y enfrentar estos males.

López Obrador no hace nada de lo que prometió, bajar los índices de inseguridad, erradicar la impunidad y aplicar la ley sin distinción.