COMPARTIR

 186 total views,  2 views today

Cuando se presenta la indiferencia es una realidad que duele y mucho

Esto le ocurre con Andrés Manuel López Obrador, que ya ha recibido la indiferencia de la gente, en los resultados de la consulta popular, que mostró que solamente era un acto para medir su popularidad

El resultado en verdad duele a López Obrador y a la gente cercana a él que pretenden presentar al partido Morena como el cambio, y resulta ser lo mismo de siempre, un partido en el poder que quiere mantenerlo durante años

La indiferencia de la ciudadanía fue notoria y esto realmente lastimo a López Obrador, que ante esto ha empezado una serie de declaraciones que intentan influir en el ánimo de la gente para remover a consejeros del Instituto Nacional Electoral (INE), principalmente a dos de ellos, y someterlo a su control y con ello elaborar la próxima consulta popular que se refiere a la Revocación de Mandato, algo que prometió realizar a la mitad de sus mandato y que está planeado para el mes de marzo del próximo año

La indiferencia tiene su raíz en la falta del cumplimiento de algunas de sus promesas realizadas y que estaban encaminadas a darle un cambio a la situación que se vivía hasta el 2018, las cuales no ha cumplido y el cambio no se percibe por parte de la ciudadanía

Por ello la gente quiere un país verdaderamente democrático y no solo ser un instrumento para realizar venganzas personales

Un país con crecimientos económicos que puedan ofrecer mejor calidad de vida, con más empleos, mejores salarios que fortalezcan el poder adquisitivo de la gente, servicios públicos de excelencia.

Un sistema educativo que permita a la gente acceder a una educación de calidad sin altos costos, un sistema de salud suficiente y eficiente con médicos, material y medicamentos suficientes para aliviar las enfermedades de la gente

Estos resultados no se han observado y solo se ha percibido la sed de venganza de López Obrador en contra de todas aquellas personas que obstruyeron durante años su acceso al poder

La narrativa de que el presidente y sus partidarios son los buenos y todos los demás son malos no se acepta porque ha entendido que la división es un factor que impide el crecimiento económico de México

os ciudadanos no aceptan el proyecto de un presidente imperialista, totalitario que imponga sus designios a los demás y que mantenga el control de todo, desde los otros Poderes de la Unión, donde dicte lo moralmente bueno o malo, y trate de imponer la forma de decir y escribir las cosas en los medios de información

Los cuidadnos y la población en general quieren de un país con apertura a la negociación en todos los sectores, donde la competencia leal sea lo primordial. Que exista un Poder Ejecutivo que escuche y trabaje para los intereses de la gente no de un solo grupo.