COMPARTIR

 68 total views,  2 views today

El secretario de Hacienda y Crédito Público, Rogelio Ramírez de la O, se mostró muy optimista en la entrega del Paquete Económico para el 2022 en cuanto a cifras macroeconómicas que podrían colocar al crecimiento económico en 4.1 por ciento, un punto porcentual más a las expectativas de los analistas financieros en el país que lo colocaban entre el 2.9 y 3.2 por ciento.

Entendemos sus razones, porque sabemos que después de una caída tan grande como la que nuestra economía presento en el 2019, la lógica señala que lo que sigue es una recuperación

Para este año se espera terminar con un crecimiento alrededor del 6.2 por ciento, resultado que será empujado principalmente por la economía de Estados Unidos, por los programas de apoyo económico implementados por el gobierno de Joe Biden.

Esto permitirá a la economía de Estados Unidos tener una recuperación rápida que se traduce en mantener una producción activa, creación de empleos y por supuesto una calidad de vida buena para los pobladores del vecino país, incluyendo a los emigrantes que radican en esa nación.

Esto, como ya lo hemos visto, genera confianza en la gente para poder enviar parte de los recursos a sus familiares en nuestro país, por ello el incremento de remesas que se reciben en el país.

También genera que muchas familias mexicanas mantengan los niveles de consumo y que la economía mexicana mantenga ventas en el mercado interno

Si a esto le sumamos que por su parte el gobierno federal seguirá en su trabajo de aumentar la recaudación fiscal, con el objetivo de obtener recursos e invertir en infraestructura, permitirá la creación de más empleos para nivelar en cifras, al menos los que se tenían antes del inicio de la pandemia por el covid-19.

Si también observamos que no se crearan impuestos, sino al contrario se beneficia a la población, en esta ocasión a las mujeres, al aplicar tasa cero en productos como toallas sanitarias y otros productos permitirá que el circulante se utilice para mayores compras.

Rogelio Ramírez de la O, entiende que una mayor simplificación fiscal con un nuevo régimen de confianza de los contribuyentes menores, permitirá aumentar la recaudación en estos sectores y con ello, las arcas nacionales tendrán más recursos.

Hasta aquí, entendemos el optimismo del secretario de Hacienda, ahora falta que el incremento de recursos para el gobierno sea un factor determinante para invertir en infraestructura, que con una política mixta de recursos, privados y públicos permita desarrollar caminos, puentes y otros proyectos a favor de seguir apoyando el desarrollo comercial dentro del país.

De acuerdo a Rogelio Ramírez de la O, en el caso de inversión de infraestructura este tendrá un incremento del 17.7 por ciento lo cual será aplicado en proyectos de inversión en plantas establecidas como en nuevas, porque ante el crecimiento económico estas tendrán que elevar su capacidad instalada a favor de la creación de empleos.

Pero también existen elementos que permiten al gobierno federal estar optimista como es el caso del T-MEC, que bien aprovechado seguirá incrementando las exportaciones mexicanas y consolidar una zona económica favorable

Con esto y una adecuada distribución de los recursos a través del Presupuesto de Egresos, México podría alcanzar la meta del crecimiento del 4.1 por ciento, algo que beneficia económicamente a los mexicanos.

Esperemos que el optimismo del titular de Hacienda y su experiencia para alcanzar acuerdos permita que nuestra economía retome su desarrollo