COMPARTIR

 80 total views,  2 views today

Estira y afloja

Integrantes de la Cámara Nacional de la Industria de Transformación (Canacintra) solicitarán a la Secretaría de Economía, que encabeza Raquel Buenrostro, que verifique supuestas irregularidades de José Antonio Centeno Reyes para llegar a la presidencia del organismo empresarial en marzo pasado, mientras que en el Issste el Órgano Interno de Control advirtió “posible responsabilidad administrativa, civil, penal y económica” por una adjudicación directa de un contrato de 124 millones de pesos.

En este último caso, la Secretaría de la Función Pública investiga la responsabilidad de Almendra Lorena Ortiz Genis, ex integrante de la ayudantía presidencial, directora Normativa de Administración y Finanzas en el Issste desde el 1 de diciembre de 2021 y presidenta del Comité de Adquisiciones, al otorgar la adjudicación a la empresa Imedic sin experiencia en servicios de gestión, digitalización, procesamiento y distribución de imágenes médicas de radiología, endoscopía y anatomía patológica.

La empresa es propiedad de las hermanas Aída y Orquídea González Álvarez, y de acuerdo con el informe, al menos nueve personas han fallecido y 2 mil 573 se encuentran graves por causas relacionadas con la deficiencia en el servicio. El órgano fiscalizador contabilizó que por la falta de servicio en 31 unidades médicas se han dejado de prestar 40 mil 86 servicios, se han retrasado 35 mil 547 servicios, faltan 25 mil 633 diagnósticos, se han suspendido 503 cirugías y se han reprogramado mil 57; por cierto, la decisión adoptada a favor de Imedic fue impugnada incluso por el propio director general del Issste, Pedro Mario Zenteno.

En cuanto a Canacintra, que vive mucha división y despidos injustificados de directivos, los inconformes solicitarán que se investigue el padrón de afiliados en las distintas ramas industriales y se haga público, porque se presume la existencia de empresas fantasma que votaron a favor del dirigente, al igual que personajes fallecidos, como el caso de Gerardo Bazán, a quien Centeno Reyes hizo consejero presidente de la rama industrial 64 del sector petroquímico en pleno proceso electoral.

En la pasada administración de Canacintra, Centeno Reyes fungió como vicepresidente nacional de Sectores y Ramas Industriales, y desde ahí preparó su llegada a la presidencia de la cámara con mecanismos sospechosos. Cuando el área jurídica cuestionaba la validez de alguna empresa y su posibilidad para participar en asambleas y ejercer el voto, quien daba el visto bueno era el propio José Antonio Centeno.

Por eso se habla del voto de empresas fantasma en la elección y del caso del fallecido que lo impusieron como consejero. Hay otras irregularidades que le pedirán investigar a la Secretaría de Economía por la forma en que el dirigente llegó a la presidencia.

J. Jesús Rangel M.

jesus.rangel@milenio.com