COMPARTIR

 58 total views,  2 views today

*Pide el Senado garantizar su bienestar, brindarles atención, manutención, salud, así como evitar maltrato y crueldad  

El Senado de la República exhortó a la secretaría de Educación Pública a incorporar en los planes de estudio la prevención, atención, educación y cultura enfocada al bienestar animal, sobre todo en los niveles de enseñanza básica, a fin de concientizar a niñas, niños y adolescentes de las responsabilidades que se adquieren al tener un animal de compañía. 

En el dictamen, que se aprobó sin discusión, las y los legisladores destacaron que la Asociación Mexicana de Médicos Veterinarios Especialistas en Pequeñas Especies estima que hay alrededor de 28 millones de animales domésticos en situación de calle; de éstos, cerca de 12.6 millones son perros. 

También subrayaron que los niños que cuidan mascotas aprenden algo fundamental, que la importancia del cariño y el respeto hacia los animales es una forma de adquirir responsabilidades. 

Las y los senadores indicaron que las leyes generales del Equilibrio Ecológico y la Protección al Ambiente, de Vida Silvestre y la Ley Federal de Sanidad Animal contienen disposiciones sobre bienestar animal, para evitar sufrimiento y dolor a las especies animales en su interacción con el ser humano. 

Además, en la Ley de Protección a los Animales de la Ciudad de México se establecen las disposiciones de orden público e interés social, para protegerlos, así como garantizar su bienestar, brindarles atención, buen trato, manutención, alojamiento, desarrollo natural, salud y evitarles el maltrato, crueldad y sufrimiento. 

Establece también los principios para proteger la vida y garantizar su bienestar, y las atribuciones que corresponde a las autoridades de la Ciudad de México como en la regulación del trato digno y respetuoso; de su entorno y sus derechos esenciales, así como la expedición de normas ambientales en materia de protección a los animales. 

Además, habla del fomento de la participación de sectores público, privado y social, para la atención y bienestar de animales domésticos y la promoción en todas las instancias públicas, privadas, sociales y científicas y del reconocimiento de la importancia ética, ecológica y cultural.