COMPARTIR

 104 total views,  2 views today

Estira y afloja

La respuesta del gobierno de Claudia Sheinbaum del por qué rechazó el reporte Fase III de la empresa DNV Energy Systems México sobre el accidente de la L12 del Metro no fue convincente. No respondió a muchas preguntas. De entrada, no se dijo que esa línea ya no tiene tramos similares a los problemas detectados que pudieran originar otro accidente, solo que se busca entregar una “segura y confiable”.

La Secretaría de Gestión Integral de Riesgos y Protección Civil afirmó en su respuesta al informe que sí se realizaron inspecciones en 2019 y 2020, las que menciona DNV, pero no aclaró el señalamiento de que “no recibió documentación que indicara que se realizarán inspecciones de rutina” antes del temblor.

Hay que recordar que Joel Ortega, como director del Metro, suspendió el mantenimiento de L12 y la inspección regular; con otros directores, como Jorge Gaviño, Jorge Jiménez y Florencia Serranía, crecen las deficiencias por una austeridad mal entendida. Bueno, está la carta de Francisco Bohórquez de agosto de 2007 que como director del Metro envió al entonces jefe de Gobierno Marcelo Ebrard sobre la inconveniencia de utilizar trenes férreos en la línea y hacerla elevada.

La respuesta oficial preocupa más porque aduce que no se pudo evitar el colapso de L12 con inspecciones visuales ni por inspecciones del manual de mantenimiento ante errores de diseño y fallas de construcción. No dice nada sobre la construcción deficiente sin análisis de ingeniería aceptables y márgenes de seguridad que minimizaran el riesgo de falla, ni sobre la falta de certificación de la obra por un tercero independiente, ni sobre la falta de documentación de la ingeniería de proyecto hecho por Lytsa, IAC, EI y DGPM, ni sobre los trabajados fuera de diseño aprobados, ni sobre las deficiencias en la instalación de pernos, soldaduras y demás.

Hubo prisa en la construcción sin proyecto ejecutivo, aunque Mario Delgado y Marcelo Ebrard digan lo contrario y lo quiera ocultar Sheinbaum. Se trastocó la 4T con el informe causa-raíz de DNV porque las respuestas no detuvieron la creciente versión de corrupción en el Metro, y que ha sido la caja chica de Morena. Por cierto, DNV se “reserva el derecho de modificar y complementar” los hallazgos de su reporte y conclusiones “en caso de que surja nueva información”. Ojalá.

Cuarto de junto

Los bancos se mueven: HSBC lanzó el fondo global por mil millones de dólares para apoyar a mujeres empresarias; BBVA anunció 92 mil millones de pesos en apoyo al sector vivienda; Santander fue reconocido como el banco más responsable socialmente por International Finance Magazine, y Grupo Financiero Banorte fue ratificado con altas calificaciones por MSCI por gestión de mejores prácticas ambientales, sociales y de gobierno corporativo. Los dos últimos quieren a Banamex.

J. Jesús Rangel M.

jesus.rangel@milenio.com