COMPARTIR

 36 total views,  2 views today

«Estamos investigando sobre esto», aseguró en sus redes sociales la vocera Symone Sanders, ayer por la noche, luego de que la comitiva despegó de la Base Aérea Militar No. 19 en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM).

En el acto, que se llevó a cabo en el hotel Sofitel de la Ciudad de México, la mujer, identificada únicamente como María Fernanda Reyes por el equipo de prensa de Kamala Harris, se ostentó como reportera de la cadena Univisión, lo que inmediatamente fue desmentido por la empresa.

“En México una persona que no tiene asociación con Univisión afirmó ser reportera de Univisión Noticias para hacerle una pregunta a la vicepresidenta y felicitar a Kamala Harris. Que quede claro para todos que la señora María Fernanda Reyes no es parte de esta organización de medios», afirmó Daniel Coronell, presidente de Univision Noticias, al término de la conferencia.

La mujer logró escabullirse a pesar de que, durante toda la visita, el Servicio Secreto mantuvo un estricto protocolo de seguridad que incluyó, entre otras cosas, unidades caninas capaces de detectar explosivos, arcos de seguridad para impedir que se accediera con armas y operativos de seguridad en los alrededores.

En esos operativos de seguridad, coordinados con autoridades mexicanas, había estrictos filtros de seguridad donde se revisaban permisos y acreditaciones de todas las personas que pretendían acercarse. Quien no podía identificarse en las listas de control era invitado a retirarse del lugar.

Tras pedir la palabra en la sesión de preguntas y respuestas, la supuesta reportera halagó a Kamala Harris y le confesó que votó por ella y le cuestionó que acciones emprenderá en los años venideros por las mujeres en la frontera.

«Gracias señora vicepresidenta, para mí es un honor porque, de hecho, (en las elecciones de 2020) voté por primera vez como ciudadana nacionalizada (estadounidense). Y voté por usted», dijo durante su intervención.

Dicho halago fue respondido por la vicepresidenta con un sencillo «gracias» y una sonrisa para después darle paso al cuestionamiento de las mujeres en la frontera. A la conferencia de prensa únicamente se le permitió acceder a los medios estadunidenses que cubrieron la primera gira internacional de la vicepresidenta y que volaron con ella desde Washington, primero a Guatemala y después a México.

Mientras tanto, a los medios mexicanos sólo se les permitió el acceso a las reuniones que sostuvo, con mujeres emprendedoras y líderes laborales, previo a la conferencia de prensa. Antes de que ésta empezara se les pidió retirarse.

Texto. MILENIO