COMPARTIR

 94 total views,  2 views today

Cada priista narra sus historias.

De ese conjunto de crónicas personales pueden sustraerse conclusiones y saber cómo y dónde están el PRI y sobre todo su presidente Alejandro Moreno, Alito.

Un político sometido a fuegos de aquí, ahí y allende.

No verá el sosiego al interior de su partido ni en el Gobierno federal y mucho menos en el campechano de Layda Sansores, a quien dio vida con sus yerros.

Ella no sería gobernadora de Campeche si Alito hubiese jugado con el score en 2021 y postulado como candidato al entonces priista Eliseo Fernández.

Se empecinó en su pariente Christian Castro, Eliseo se fue a MC y a puntos estuvo de ganar la gubernatura.

Hoy el jerarca tricolor paga su error: Layda, avituallada de grabaciones y videos desde el poder federal, mantiene bajo acoso y desprestigio a su antecesor Alejandro Moreno.

Pero es solamente uno de los flancos, y no precisamente el de mayores procesos penales graves: delincuencia organizada, lavado de dinero, desviación de recursos…

MADRAZO, BELTRONES, OSORIO

Ahora la presión mayor es de priistas conspicuos.

Ya se sabe: 11 expresidentes -Manlio Fabio Beltrones, Claudia Ruiz Massieu, Humberto Roque, Beatriz Paredes, Roberto Madrazo, Dulce María Sauri- y el coordinador Miguel Ángel Osorio Chong exigen su renuncia.

¿Quiénes son ante Alejandro Moreno?

En 1999, cuando Roberto Madrazo jugó su candidatura presidencial ante la línea a favor de Francisco Labastida, Alito jugó con el tabasqueño.

En recompensa, Madrazo apoyó a Moreno en 2022 para dirigente juvenil y en 2023 lo hizo diputado federal en la elección intermedia del panista Vicente Fox.

En la Cámara encontró cobijo de Manlio Fabio Beltrones, a cuyo impulso prosiguió su carrera en el Frente Juvenil y en el comité directivo estatal de Campeche.

En 2012 regresó a la Cámara de Diputados y disputó la coordinación de la fracción ante su antiguo mentor Manlio Fabio Beltrones.

-Ya medí y me voy a chingar a Manlio -dijo entonces a la madracista Ady García y al columnista Ramón Zurita, seguro del apoyo del secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong.

Manlio tomó nota de la traición, como antes lo hicieron Roberto Madrazo y otros solidarios en su ascendente carrera política.

Y HOY TODOS CONTRA MORENO

En su universo aparecieron inclusive opositores.

En 2008 andaba en pos de la candidatura para gobernador en 2009 y buscó a Beatriz Paredes, a su amigo Ulises Ruiz y a otros políticos de la época.

-Ni le busques, no vas a ser candidato. Ya está lista la postulación para Fernando Ortega- le dijeron en el PRI.

Entonces buscó al panista Juan Camilo Mouriño, cuya amistad venía de atrás y en quien confiaba por su posición -secretario de Gobernación- e influencia con Felipe Calderón.

-Por el PRI o por el PAN, pero tú vas a ser gobernador de Campeche -le prometió Mouriño antes de morir en el accidente aéreo a su regreso de San Luis Potosí.

Después se acercó más a Miguel Ángel Osorio Chong, fundamental para hacerlo candidato a gobernador en 2015.

Hoy, dígame usted, ¿quién de ellos está con Alito?

Ninguno: todos exigen su salida del PRI.

Como, señalamos antier, está en la orfandad.