COMPARTIR

 262 total views,  2 views today

La figura del médico en México, sobre todo a más de un año en condiciones de pandemia y el irresponsable manejo de la misma, sumada luego a la estrategia de vacunación, que discriminó a las y los médicos que no trabajaban en el sector público, incluyendo la indiferencia del titular del Ejecutivo que, en su momento, les dejó muy claro “que se vacunen cuando les toque”.

Sin embargo, pese al abuso y abandono al que se les ha sometido, la figura del médico brilla como ninguna en la historia de nuestro país, profesionales que solo han aportado prestigio y progreso a su quehacer, lo que no solo es una farsa, tienen nombre y apellido, cabe mencionar –para empezar- que el primer reconocimiento de Medicina en México, se le otorgó a Juan Blanco de Alcázar en 1553, lo que nos habla de una tradición que ha forjado a lo largo de 468 años.

Así, como para el siglo 19 destacaron nombres como los DR. Leopoldo Rio de la Loza Guillen, quien además de médico, farmacéutico y químico, fue el primer mexicano en obtener oxígeno y nitrógeno en laboratorio, además de su participación en la epidemia de cólera de 1833; el Dr. José María Vértiz y Delgado, quien fue el primer oftalmólogo en operar cataratas e inventar el tratamiento de abscesos hepáticos mediante la canalización continúa con ductos metálicos; el DR. Fernando Quiroz Gutiérrez con el tratado de Anatomía Humana; el DR. Eduardo Liceaga, médico pediatra introductor de la vacuna contra la rabia en México y creador del Hospital General; el cirujano Dr. Rafael Lavista, miembro de la Academia Mexicana de Medicina, el Dr. Manuel Carmona y Valle, que estudió el infarto pulmonar y llevó a cabo investigaciones sobre la fiebre amarilla, el cólera y fiebres pulmonares; todos ellos honrados en la Ciudad de México, en la colonia Doctores, donde las calles llevan sus nombres.

El siglo 20 también cuenta con brillantes eminencias como el DR. Jesús Kumate Rodríguez, médico cirujano, especialista en infectología pediátrica; al DR. Carlos MacGregor Sánchez Navarro se le debe la consolidación de la práctica y estudio de la Ginecobstetricia en México; el Dr. Rubén Agüero Sánchez cirujano cardiotorácico, realizó el primer trasplante de corazón en México y pionero a nivel mundial, en el implante de células cardiacas, el DR. Juan Ramón de la Fuente Muñiz fundó el Instituto Mexicano de Psiquiatría.

El Dr. Ignacio Madrazo Navarro neurocirujano, académico e investigador reconocido mundialmente por realizar el primer trasplante experimental de células nervosas tomadas de un embrión humano, investigador de la regeneración de células de la médula espinal y el tratamiento del mal de Parkinson, el Dr. Mauro Loyo Varela es otro distinguido neurocirujano, fue el primer latinoamericano en obtener el Premio Scoville de la Federación Mundial de Sociedades de Neurocirugía (WFNS, por sus siglas en inglés) a la Innovación, ha diseñado 53 instrumentos quirúrgicos, así como tres técnicas quirúrgicas originales en neurocirugía.

Otro nombre que no podía faltar, pese a que, la lista de distinguidos y valiosísimos médicos es muy amplia, es el Dr. Valentín Gómez Farías, a quien se debe la inauguración del Establecimiento de Ciencias Médicas en la Ciudad de México, por lo que en su homenaje se instituyó el Día Nacional del Médico el 23 de octubre, fue Presidente de la República.

Como ven, el universo de la medicina mexicana se ha forjado en la sólida base del prestigio y del más noble compromiso de distinguidos médicos, que además han puesto el nombre de nuestro país en lo más alto, a nivel internacional.

Lamentablemente, no será en estas gloriosas páginas, en las que pueda incluirse el nombre de Dr. Hugo López Gatell Ramírez, la tristeza y vergonzosa excepción que confirma la regla, en un país que se respeta en el campo de la Medicina, por primera vez en la historia –y esperemos la única- damos cuenta del médico, que lo único que pudo aportar –hasta hoy- son más de 233 mexicanos muertos, entre ellos más de 4 mil, médicos y personal de salud, quien pasará a la historia como el “médico” que además acusó a niños con cáncer de “golpistas”.