COMPARTIR

 76 total views,  2 views today

Claro, debe haber evaluación escolar.

Pero al gusto de la autollamada 4T.

Hablamos, para información de los lectores, del Programa para la Evaluación Internacional de Estudiantes (PISA).

El Gobierno mexicano ha accedido a este requisito de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).

Es un mecanismo con el fin de medir la competencia de las naciones del mundo desarrollado en función de la enseñanza y el aprendizaje de los alumnos de niveles básicos.

Pero hay un asunto.

En un principio la administración de López Obrador rechazó esta medición y como eso contravenía compromisos internacionales, debió ceder.

Hizo un galimatías de sus dependencias y funciones y lo primero fue dar por terminada la participación de la Comisión Nacional para la Mejora Continua de la Educación (Mejoredu) en PISA.

Luego decidió transferir esta facultad al Centro Nacional de Evaluación para la Educación Superior (Ceneval), a cargo de Antonio Ávila Díaz.

DATOS DUDOSOS

La improvisación es para ilustrarse.

A raíz de eso, a partir de 2021 durante varios meses se transfirió a la Secretaría de Educación Pública (SEP), toda la información y los archivos relacionados con la prueba.

Nunca hubo problema: Mejoredu, manejado por Florentino Castro López, entregó todos los datos para dejar todo listo a la prueba PISA.

En aquellos tiempos la SEP, entonces a cargo de Delfina Gómez, decidió asignar los contratos al Ceneval con sus respectivos 70 millones de pesos.

El acuerdo inicial era comenzar en 2021, pero la pandemia y otros imponderables pospusieron propósitos y ahora el otoño espera a PISA.

¿Cómo?

Aquí está la nota: sin los estados rezagados: Chiapas, Oaxaca, Michoacán y Guerrero, lugares donde es rey y ley la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE).

Sí, la organización nativa de la secretaria Leticia Ramírez.

O sea, la evaluación educativa básica de México no contemplará los estados donde la CNTE, ella y los votos gubernamentales son mano.

Así ocultamos al mundo nuestras miserias y, por si fuera poco, una educación modificada para la ideología y no para el aprendizaje y la competitividad científica.

NOTA Y NOTICIAS

Para quienes dudan de la trascendencia y el interés en las noticias:

El servicio de streaming de N+ Media, un espacio noticioso de Televisa, registra una media de 290 millones de visitas mensuales y 32.5 millones de horas de reproducción.

En Facebook, Twitter e Instagram ha captado a 351 millones de personas con más de 679 millones de interacciones, muestra del interés de los jóvenes.