COMPARTIR

 72 total views,  2 views today

• El líder de Morena en el Senado afirma que no tomará una decisión por capricho o precipitada.
• Afirma ser un hombre de Estado con enfoque republicano e institucional.


El presidente de la Junta de Coordinación Política en el Senado, Ricardo Monreal, afirmó que su
futuro político no lo va a decidir quienes mantienen una campaña de linchamiento en su contra y adelantó que no tomará una decisión precipitada, esto ante los señalamientos de su salida de Morena.

“Me mantengo estoico. No tomaré una decisión precipitada, ni por capricho. Hacerlo no me haría un hombre de Estado, con un enfoque republicano e institucional” subrayó Monreal Ávila.

En entrevista, el coordinador de Morena en el Senado expuso que quienes lo atacan son los neomorenistas, son aquellos, dijo, que no estuvieron en una sola manifestación, en una sola casilla, en una sola marcha de los años difíciles para el partido. “Son los que más me atacan y son los que tienen un interés creciente de una persona a la candidatura”, precisó.


Señaló que, si fuera un hombre que reaccionara con facilidad, o con el intestino, sin la cabeza y con reacciones como las que están pasando, “de decir frente al clima de linchamiento ya no debo estar aquí, sería muy fácil para ellos, y no creo que para mí sea correcto que me salga por la puerta de atrás, porque han sido 26 años al lado del Presidente de la República; 26 años construyendo este Movimiento”.


Monreal Ávila, manifestó que no es con la dirigencia ni con la nomenclatura de Morena con quienes se deben hacer alianza para hacer más democráticos los procesos internos, sino con la base social. Por ellos me mantengo luchando. Estoy muy consciente de mi lugar y de mi papel. He dicho que estaré en la boleta, que lucharé por contender y suceder al presidente de la República a la buena, que me siento con más capacidad y con más talento para ofrecer un país de reconciliación y he dicho que es más fácil consensar y reconciliar, que confrontar y sembrar odio y rencor, reiteró.


Sin embargo, indicó que con el clima que hay en su contra, con ese odio, de un sector, el momento para él no es fácil. ¿Dónde se ha visto eso, se preguntó: Qué hubiese una campaña en contra de un militante por su propio partido? A lo que respondió: solamente con Stalin, en la vieja Rusia; o en momentos de purga política con Robespierre en Francia.


Afirmó estar convencido de que su papel no es indispensable, acotó, pero puedo contribuir a que el país pueda caminar en el sendero de la democracia y en el sendero de la mejoría de la calidad de vida, del desarrollo de políticas públicas del país.


El líder senatorial, señaló que se equivocan quienes lo atacan, porque si se continúa con este clima de linchamiento, no quedará partido alguno para poder ratificar que el movimiento siga ganando elecciones como en el 2018.