COMPARTIR

 54 total views,  4 views today

En conjunto pueden ser los partidos más viejos y con más historias de poder.

Pero, solos o en conjunto, sus actuales dirigencias operan desde intereses de reducción y sin vocación de victorias a la vista.

Nacido del Gobierno, el PRI hoy es caricatura de sí mismo.

Con desprendimientos cotidianos, el comité de Alejandro Moreno, Alito, se pliega a los dictados de Rubén Moreira y Carolina Viggiano.

Enfrente, el PAN obedece a una dupla con vocación de fracaso: Ricardo Anaya, a quien Marko Cortés le cuida las siglas para 2024.

Y del PRD hay poco por agregar: su destino depende del narcisismo de Los Chuchos.

Y APARTE, TRAICIONES

Dicho de otra forma:

A tres años y medio de su derrota de 2018, ninguna de las antaño fuerzas dominantes ha logrado siquiera cicatrizar divisiones.

Y lejos de hacerlo, sufren traiciones internas… y externas, como podría verse la decisión de Alejandro Moreno de desprenderse en Quintana Roo de la alianza Va por México.

Es la capitulación.

Parte de un circo cuyo peor espectáculo vemos precisamente en Quintana Roo, donde los intereses priman sobre los principios.

Vea usted:

La cúpula panista presume en Alito negociaciones oscuras con El Niño Verde para ganar el estado con Mara Lezama, Roberto Palazuelos o algún otro.

Es decir, Palazuelos juega en muchas pistas y de momento ha sumado a la senadora Marybel Villegas, ex priista marginada por el dedazo presidencial.

Empero, todavía falta la decisión final de Marybel porque se declara decidida a estar en la boleta electoral de junio y caben muchas alianzas.

Sin duda encontrará partido, pues varios ex gobernadores priistas -Joaquín Hendricks y Félix González Canto entre ellos- no encontraron abanderado para competirle al Gobierno federal.

En el panorama aparece la senadora panista Mayuli Latifa Martínez, cuyas opciones se reducen frente al aparato de Estado y sin alianza.

OTROS ESPECTÁCULOS

1.- En otros estados el espectáculo no es mejor.

En Oaxaca la senadora Susana Harp utilizó redes sociales para despreciar invitaciones de la oposición.

-Yo no traiciono -publicó justo cuando el perredista Jesús Zambrano confirmaba las negociaciones desveladas aquí el viernes.

Ella no contenderá por la gubernatura, pero difícilmente se sumará a la campaña de Salomón Jara, quien tiene muchos señalamientos por aclarar.

Y menos lo respaldará Flavio Sosa, peleado con Jara a muerte y abierto simpatizante de la cantante por si cambia de opinión.

A la mala imagen de Salomón contribuye su intolerancia, pues con amenazas pretende contener a quienes lo han denunciado por actos anticipados de campaña.

Ese mal ambiente intramorenista crea el espacio para priistas y ahí está Francisco Villarreal con sumas de personajes históricos como Eufrosina Cruz.

Y en Hidalgo sólo los priistas conocen su enjuague, pero ya tienen lista a Carolina Viggiano para la derrota si Omar Fayad no le pone su estructura electoral.

Y 2.- Apremiado por el calendario, Alejandro Murat supervisó el avance de las carreteras Mitla-Tehuantepec y Barranca Larga-Ventanilla.

Ordenó acelerar los trabajos para cumplir su promesa de campaña para un Oaxaca Conectado.

Su obra cumbre será el tren interoceánico del Istmo de Tehuantepec.