COMPARTIR

 84 total views,  2 views today

Mañana es el día limite que tiene el gobierno federal, a través de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), para presentar el Paquete Económico, que contiene los Criterios Generales de Política Económica (CGPE), la Ley de Ingresos del a Federación (LIF) y el Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) y posiblemente una miscelánea fiscal, que permitan delinear el proceso de desarrollo de nuestra economía para el 2022.

El trabajo que ha realizado Rogelio Ramírez de la O, titular de la SHCP, con relación a las proyecciones macroeconómicas, probablemente no ha sido sencillo, mas aun cuando México tiene mayor dependencia de lo que suceda en la economía mundial de lo que pueda generar por si mismo.

Porque hasta el momento en lo interno no existen los factores suficientes que permitan una autonomía de las proyecciones de crecimiento.

Los planes de infraestructura, que por lo menos existieron cuatro de ellos, fueron diseñados en combinación con la inversión privada, sin embargo ninguno de estos planes se ha puesto en marcha, primero por las situación de confinamiento a la que obligo a el virus del covid-19, y a ello se le suma la desconfianza que mantiene este gobierno para entregar recursos a la iniciativa privada para crear infraestructura.

Estos planes de infraestructura nacional se remiten únicamente a las obras faraónicas proyectadas por el gobierno federal, el Tren Maya, la Refinería Dos Bocas en Tabasco y el aeropuerto Felipe Ángeles en el Estado de México.

De estas obras solo una de ellas está planeada para entrar en operaciones durante el 2022, La Terminal comercial que construye el Ejército en la base militar de Santa Lucía, pero esta todavía mantiene su puesta en operación a reserva, porque es necesario conseguir los permisos internacionales que le permitan funcionar como un aeropuerto internacional, además de que las aerolíneas internacionales muestren su interés por participar con vuelos en esta Terminal aérea.

Las otras dos obras, solo seguirán siendo proyectos con intereses políticos electorales, porque el costo de ambas ha crecido y su culminación podría estar más allá del final del presente sexenio.

Si a esto le sumamos que no existen, hasta el momento, los incentivos suficientes para captar mayores cantidad de recursos extranjeros, podremos señalar que el crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) de México durante el próximo año será básicamente entre 3 y 4 por ciento, derivado principalmente de cuanto puede crecer la economía de Estados Unidos y cuánto puede tardar aun mas el crecimiento de la industria manufacturera para crear los insumos suficientes que permitan el buen funcionamiento de las cadenas productivas.

Entonces mientras que no haya una mayor inversión en los sectores productivos internos, seguiremos dependiendo de lo que suceda fuera de nuestro país, para poder establecer números exactos del crecimiento económico propio.

Recordemos que para poder obtener recursos suficientes y poder invertir, se hace necesario crear productos y trasformar los recursos naturales, que se traduzcan en ingresos económicos.

Sobre el tema petrolero, el precio del combustible es tan volátil que ahí lo que conviene es un cálculo conservador y la señal de las autoridades financieras de que las coberturas petroleras acompañarán al Paquete Económico.

En el tema de los ingresos el Servicio de Administración Tributaria (SAT) seguirá siendo quien de alguna manera, con acuerdos y programas de apoyo para cumplir con el pago de impuestos, deberá buscar esos recursos que permitan invertir en los sectores productivos, pero también mantener los programas “asistenciales” que este gobierno ha creado .

Por lo tanto el trabajo realizado por Rogelio Ramírez de la O, que presentará este miércoles como Paquete Económico para el 2022, será de importancia para entender como ante una política de austeridad y ahorro, se pueda crecer en temimos mayores al 3 por ciento, cuando la economía mundial se encuentra en lapso de recuperación, pero esto no será parejo para todas las naciones y favorecerá más a las que abran sus sectores productivos a la inversión privada, maneje sus recursos naturales con proyectos sustentables y sostenibles a largo plazo y permita una mayor integración.

Esperemos que en esto ultimo este orientado este Paquete Económico, para alcanzar crecimientos más allá del 3 por ciento a favor de una mejor calidad de vida de los mexicanos.