COMPARTIR

 68 total views,  2 views today

Pues bien, la famosa Alianza no se tiró al bote de la basura, como muchos lo previeron o desearon, después de que el PRI se echó para atrás con la alianza legislativa de no modificar la Constitución, y el PRI cayó en la tentación de dar su voto a favor de extender el plazo del involucramiento del Ejercito en actividades de seguridad pública hasta después del 2024.

Como todos sabemos, se volvió a conformar la Alianza, tanto para el Estado de México como para Coahuila por los partidos políticos PAN, PRI y PRD. Curiosamente, anunciaron que, para los antes mencionados estados, el PRI llevaría la preferencia de candidaturas, situación que ya sucedió. Así tenemos a Alejandra del Moral para Edomex y Manola Jiménez en Coahuila; y para la Presidencia de la República y para Jefe de Gobierno de la Ciudad de México, el PAN tendría la preferencia para la postulación de las candidaturas.

Ahora falta determinar el mecanismo para llevar a cabo dichas postulaciones. Hasta ahora, todo indica que dicha determinación quedará abierta a los miembros de la Alianza, que, para los efectos legales conducentes, iría con la figura de coalición, para conformar un gobierno con dicha naturaleza, en donde se conformaría un gabinete integrado por los integrantes de todos los partidos que competirán en contra a la alianza que conformará Morena, así como integrantes de organizaciones de la sociedad civil que han estado involucradas en impulsar la defensa del INE y nuestro sistema electoral.

Al respecto, ha habido mucha conversación con la postulación de candidatos a través de las llamadas “elecciones primarias”, pero el primer problema que nos topamos con ello es que dichas elecciones no están definidas en nuestra legislación (el que escribe cuando fui diputado federal presenté una iniciativa en esa materia, que la echaron al cajón del olvido). Por ello, el INE no tiene facultades para llevarlas a cabo sin tener una determinación legal para hacerlo.

¿Qué son las elecciones primarias? Es un método de participación directa de los ciudadanos que permite la postulación de las candidaturas, a través de un voto directo y secreto en un mismo día, en el que se llevan a cabo votaciones.

Los problemas de este método, además de su costo, es su falta de regulación en las leyes electorales, que impiden el involucramiento directo del INE.

Ahora bien, si revisamos los estatutos del PAN, recientemente reformados, vemos que se permiten tener elecciones en donde los ciudadanos pueden participar directamente en la postulación de candidaturas.

Un posible método para llevar a cabo este procedimiento directo sería que se requiera un registro previo de los ciudadanos que deseen participar en el proceso de postulación. De esta forma, se acotaría la participación de los ciudadanos que verdaderamente deseen intervenir en la postulación de las candidaturas.

De la lista de ciudadanos registrados, luego se determinaría el número y ubicación de los centros de votación, que pueden ser las sedes municipales del PAN, y demás partidos conformando la coalición, por lo que se podrían incluir las sedes municipales del PRI y del PRD, así como lugares públicos, como los centros comerciales y otros lugares autorizados por los particulares.

Para administrar las mesas de votación, se pueden incluir a los militantes de los partidos que integran la coalición, muchos de ellos, han sido capacitados en múltiples elecciones anteriores, por lo que no será necesario gastar sumas enormes de dinero en capacitación. Además, en cada mesa de votación habría representantes de los precandidatos registrados que serán personas con un buen grado de capacitación.

Existen innumerables detalles que se tienen que resolver, pero ello no es óbice para descartar el método de selección directa de los ciudadanos.

Por último, hay que tomar en cuenta, que cualquier otro método en donde no intervengan los ciudadanos directamente, se presta a la manipulación de los intereses creados, tanto de los partidos políticos, como de los múltiples factores reales de poder que tienen interés en sesgar las postulaciones hacia sus propios intereses.