COMPARTIR

 32 total views,  2 views today

*Este instituto político ha decidido caminar en una transformación profunda apegados a las causas ciudadanas

*Está dispuesto a evaluar, valorar y considerar a mujeres y hombres que contribuyan a evitar que el estado caiga bajo el control de la fuerza política que está degradando la vida del país.

Estamos listos y en disposición de jugar nuestro mejor papel como PRD para presentar candidaturas propias en el próximo proceso electoral 2022, pero también dispuestos a abrirnos a la posibilidad de construir alianzas, sostuvo el presidente Nacional del PRD, Jesús Zambrano Grijalva al asegurar que aquí en el estado «hay cartas con que jugar».

En conferencia de prensa previa a la reunión con las dirigencias estatales y municipales, el lider perredista mencionó que como partido se ha decidido caminar en una transformación profunda apegados a las causas ciudadanas y con otras fuerzas, siempre y cuando se contribuya a evitar caer en el control político de Morena.

«Si logramos ponernos de acuerdo y podemos ir con una candidatura de unidad, prestigio y alto perfil competitivo, construir la alianza con la sociedad civil y fuerzas aliadas, será con la intención de formar gobiernos con compromisos muy claros», advirtió.

Zambrano Grijalva precisó que el PRD está dispuesto a evaluar, valorar y considerar mujeres y hombres que quieran contribuir bajo los compromisos del partido para conformar un gobierno que actúe bajo el mandato de un buen gobierno y que con su trabajo eviten que el estado caiga bajo el control político de la fuerza que está degradando la vida del país.

El presidente nacional del PRD se reunió aquí con líderes estatales en vísperas del proceso electoral que renovará el poder ejecutivo y el congreso del estado «y para hablar sobre nuestra participación y desempeño para buscar la gubernatura del estado y la mayoría en el Congreso local».

Finalmente reiteró que este instituto político trabaja para su transformación profunda a fin de modernizarse y hacer frente a la degradación que ha ocasionado el partido en el poder.