COMPARTIR

 46 total views,  2 views today

Los ministros de Finanzas de los países ricos del Grupo de los Siete (G7) alcanzaron el sábado un acuerdo histórico que respalda la creación de una tasa impositiva mínima mundial para las empresas de un 15%, lo que podría constituir la base de un pacto global.

El acuerdo pretende poner fin a lo que la secretaria del Tesoro de Estados Unidos, Janet Yellen, ha calificado de “carrera a la baja de 30 años en las tasas de impuestos a las empresas”, en una competencia por atraer a las multinacionales.

¿Por qué un impuesto mínimo global?
Las principales economías pretenden disuadir a las multinacionales de trasladar sus ganancias a países de baja tributación, independientemente del lugar donde se realicen sus ventas.

Cada vez más, los ingresos procedentes de fuentes intangibles, como las patentes de medicamentos, los programas informáticos y los derechos de propiedad intelectual, han emigrado a estas jurisdicciones, lo que permite a las empresas evitar el pago de impuestos más elevados en sus países de origen tradicionales.

¿Cómo funcionaría un impuesto mínimo global?
El tipo impositivo mínimo global se aplicaría a las ganancias en el extranjero.

Los gobiernos podrán seguir fijando la tasa de impuestos local que deseen, pero si las empresas pagan tipos más bajos en un país concreto, sus gobiernos de origen podrían “completar” sus impuestos hasta el tipo mínimo, lo que elimina la ventaja de trasladar los beneficios.

Expertos dicen que los gobiernos estaban de acuerdo en el diseño básico del impuesto mínimo, pero no en el tipo. Los expertos fiscales afirman que ésta es la cuestión más espinosa, aunque el acuerdo del G7 crea un fuerte impulso en torno al nivel del 15% o más.

Otros puntos que aún deben negociarse son si los fondos de inversión y los fondos de inversión inmobiliario deben estar cubiertos, cuándo aplicar la nueva tasa y garantizar que sea compatible con las reformas fiscales de Estados Unidos destinadas a disuadir la erosión.

UNO TV NOTICIAS