COMPARTIR

 18 total views,  2 views today

• Abogados y parlamentarios deben luchar juntos para que la legalidad y el Estado de derecho sean observados escrupulosamente, sostiene el presidente de la Junta de Coordinación Política

El coordinador del Grupo Parlamentario de Morena en el Senado, Ricardo Monreal Ávila, recibió un reconocimiento de la Federación Iberoamericana de Abogados, por su trayectoria profesional como jurista y por su desempeño político.

Durante el Foro Internacional “El Abogado y el Legislador, de lo Local a lo Global”, en el marco del XXVI Congreso Internacional de dicha Federación, el senador sostuvo que las y los legisladores “tienen la obligación de diseñar productos legislativos escuchando a toda la sociedad”.

“No somos una ínsula ni tampoco somos un grupo selecto privilegiado, al margen de la sociedad y sin sensibilidad social. Debemos escuchar a todos y a todas”, puntualizó.

En ese sentido, dijo que la función legislativa es muy importante, por lo que legisladoras y legisladores no deben de aceptar presiones de ningún poder externo, de ningún organismo autónomo, y de ningún grupo económico que pretenda desviar, distorsionar o degenerar el contenido de una norma jurídica.

“La labor del legislador ahora se torna mucho más delicada y por eso tenemos que cuidar quiénes son nuestros representantes en el futuro; para que les exijamos rendición de cuentas, de lo que hacen, de lo que aprueban y de lo que rechazan”.

Asimismo, Monreal Ávila aseveró que juristas y parlamentarios deben luchar juntos para que la legalidad y el Estado de derecho sean observados escrupulosamente.

“Siempre vamos a defender la Constitución, siempre, siempre vamos a respetar la ley como el alma de la sociedad, y vamos a actuar escrupulosamente en beneficio de la sociedad, observando la ley”.

El líder parlamentario se dijo convencido de que México no puede apartarse de la ley, ya que es lamentable que la autoridad se aparte, se separe y viole sistemáticamente la Constitución y la ley, sin ninguna consecuencia.

“En ocasiones, con tristeza vemos que, incluso, se les aplaude, se les premia, se les abraza y se les expresa simpatía por violar la Constitución y la ley. Eso debe de parar y no debe de generar ningún beneplácito para el violador o la violadora sistemática de la Constitución, ni de la ley”, denunció.

El senador enfatizó que es lamentable que las autoridades violan sistemáticamente la Constitución y la ley, pues cuando se alejan del Estado de derecho los integrantes de una sociedad, ésta empieza a degenerarse.

“Cuando se aparta de la Constitución una sociedad y fundamentalmente la autoridad que debe de respetarla, se inicia un proceso de decadencia difícil de parar con el tiempo”, asentó.